La opinión de ASAJA

Nuestra Opinión

8 de mayo de 2012

La formación pasa a segundo plano

Esto del campo, quizás como todos los negocios, se está poniendo más difícil que nunca. El campo se está reestructurando y que únicamente podrán vivir de esto los mejores: gente formada, emprendedora, trabajadora y a ser posible algo vocacional.
La formación pasa a segundo plano

José Antonio Turrado. Secretario general de ASAJA de Castilla y León

Confieso que nunca he creído demasiado en los planes formativos agrarios, en sus resultados a la hora de preparar a nuestros jóvenes para afrontar la gestión de una explotación agroganadera en el sentido más amplio, pero aunque pueda parecer contradictorio, siempre he valorado, como no podría ser de otra manera, la importancia de la formación a la hora de sacar con éxito una explotación adelante a lo largo de toda una vida laboral. Es más, me reitero también aquí en que “la agricultura no está para tontos”, que esta profesión es muy difícil, que hay que saber cultivar y gestionar, que los márgenes se han estrechado mucho y que solamente los mejores consiguen un beneficio que compensen tanta inversión, dedicación y trabajo. Pero para formarse hace falta, más que una aptitud, una actitud, hace falta querer, hacerlo por convencimiento, que no te lo impongan, como se diría en mi pueblo, que salga de uno. Y este es el problema, que en no pocas ocasiones los jóvenes que hacen un curso de formación han decidido ser agricultores “para no estudiar”, pensando que todos los conocimientos que van a necesitar en esta profesión le van a llegar por intuición, por la experiencia de su corta por joven vida, o en el mejor de los casos, porque se los puedan trasmitir los antecesores. Al curso de formación agraria llegan obligados, se hace para cumplir el expediente, se pone por lo general muy poco interés y es probable que se le saque muy poco provecho. Nada que ver todo esto con la moderna agricultura europea, la que se hace en potencias como Francia y Alemania, donde el sector está prestigiado porque empiezan dándole prestigio los propios agricultores y ganaderos que son modelo por su formación, por su capacitación profesional, por su cultura empresarial, por su empuje y afán de superación y por el orgullo que llevan dentro por el hecho de ser quienes cultivan la tierra y cuidan del ganado.

Es probable que nunca hayamos acertado a la hora de inculcar la necesidad de formación de nuestros agricultores, empezando por los más jóvenes, pero la administración tampoco nos ha ayudado nada, como en casi todo. Impartimos los cursos que nos financian, cuando nos los financian y a la hora que nos indican que hay que darlos como si un agricultor tuviera un horario de oficinista. Hace menos de cuatro años impusieron unas prácticas en los cursos de incorporación a la empresa agraria, en las escuelas de capacitación de la Junta, y cuatro años más tarde ya las han suprimido, sin explicación aparente. Esa formación que era tan importante, tendrá un presupuesto muy insuficiente en el año 2012, pues aunque los recortes sean menores en eso que llaman servicio básico de educación, lo de la formación agraria parece que va por otros derroteros. Y por desgracia, como hay crisis y por tanto pocas puertas abiertas en el mercado laboral, está habiendo más incorporaciones que nunca al sector de jóvenes sin formación, sin vocación agraria, sin demasiados conocimientos porque algunos no han pisado nunca por las tierras, y con todas las papeletas para entrar en la profesión dando trompicones.

Esto del campo, quizás como todos los negocios, se está poniendo más difícil que nunca. Podemos afirmar sin equivocarnos que seguirá habiendo agricultura y ganadería, que seguramente habrá ayudas al sector, aunque cada vez menos, pero también sabemos que el campo se está reestructurando y que únicamente podrán vivir de esto los mejores: gente formada, emprendedora, trabajadora y a ser posible algo vocacional. El resto, metiendo un pie y sacando otro, y algunos, por desgracia, se arruinarán.

  

Tel.: +34 983 472 350

Fax: +34 983 476 629

info@asajacyl.com

ASAJA DE CASTILLA Y LEON

C/ Hípica, 1 entreplanta

47007   Valladolid - España