La organización agraria ASAJA considera que una solución al conflicto de las vacas abandonadas en los montes públicos de La Cabrera, cuyo sacrificio en cacería ha paralizado la Junta de Castilla y León, es que sean recogidas con la intervención del Ejército y por métodos no cruentos.

ASAJA PROPONE QUE SEA EL EJÉRCITO QUIEN CAPTURE LAS VACAS DE LA CABRERA

 

Primera
respuesta al llamamiento de propuestas hecho por el Consejero.

 

La
organización agraria ASAJA considera que una solución al conflicto de las
vacas abandonadas en los montes públicos de La Cabrera, cuyo sacrificio en
cacería ha paralizado la Junta de Castilla y León, es que sean recogidas con
la intervención del Ejército y por métodos no cruentos. No es la
primera vez que equipos de rescate de la Guardia Civil colaboran en al recogida
de animales aislados por nevadas repentinas en la montaña de León.

 

Una
vez capturados dichos animales (que no están saneados, pero no están enfermos
que es cosa distinta) lo que procedería es hacerles las pruebas de la campaña
oficial de saneamiento ganadero, proporcionarles un documento de identificación
bovina (D.I.B.), implantarles los correspondientes crotales y donarlas a una
organización sin ánimo de lucro o institución de carácter benéfico. El
convento de monjas de clausura de las Hermanas Carmelitas, de Grajal de Campos,
que tiene en la actualidad actividad agropecuaria, sería sin duda un buen
destino que aceptaría la mayoría de la sociedad. En todo caso, ASAJA se opone
a que una vez capturadas sean sacrificadas y destruidas por el simple hecho de
ser "vacas sin papeles".

León,
6 de febrero de 2003.

 

Compartir