A pesar de la crítica al seguro agrario que cubre los daños en los frutales, que surgió el pasado año con motivo de las heladas que acabaron con la mayor parte de la cosecha, y del compromiso de la Junta para revisar el condicionado del mismo, no se ha producido ningún cambio respecto a la situación anterior, por lo que los agricultores siguen dudando si hacer o no el seguro cuando faltan tan solo unos días para finalizar el plazo de suscripción. Tanto para quienes suscriban los seguros en el Módulo 1 ó Módulo 2, con los que se cubren todos los riesgos, como para quienes suscriban en el Módulo P con las opciones conjuntas de pedrisco y helada, el plazo de contratación finaliza el próximo 10 de marzo. Salvo que los agricultores estén esperando a los últimos días para hacer el seguro, en principio no se ve un interés especial por contratar unos seguros que son caros y que no responden a las expectativas de los productores.
ASAJA es uno de los colectivos que contrata los seguros de frutales y viñedo en la comarca con la compañía Agroseguro, ofreciendo condiciones ventajosas a los socios. La única diferencia respecto al año anterior consiste en que se aplica directamente en póliza la subvención de la Junta, evitando el desembolso que antes hacía el agricultor y que después compensaba con una subvención que tardaba hasta dos años en llegar (la Junta tiene pendiente de abonar la subvención en este concepto de los años 2016 y 2017).
ASAJA critica a la Junta y a ENESA (ministerio de Agricultura) por la escasa voluntad que han puesto para modificar la línea del seguro agrario de frutales en el Bierzo, incumpliendo así un compromiso político adquirido con el sector a raíz de los daños por heladas del pasado año, que pillaron a la mayoría de los profesionales sin un seguro que cubriera las pérdidas.
Los agricultores que no aseguren ahora pueden hacer, hasta el 31 de mayo, un seguro que cubra los daños de las tormentas, principalmente los ocasionados por el pedrisco, prescindiendo de otras coberturas como la falta de cuajado o las heladas. En este caso, el seguro está menos subvencionado por el Estado y no tiene ningún tipo de subvención por parte de la Junta de Castilla y León.
ASAJA es firme defensora de los seguros agrarios como herramienta que permita el sostenimiento de las rentas en años de inclemencias climáticas. Dicho esto, para que los seguros sean atractivos han de tener unas condiciones técnicas que tengan en cuenta la realidad agronómica del sector y de la zona de producción, en este cado del Bierzo, y se han de dotar de un presupuesto público suficiente para que no resulten “prohibitivos”.
En el caso del viñedo, con una problemática similar, el plazo de contratación de estos seguros es más amplio, finalizando el 25 de marzo.
Ponferrada, 28 de febrero de 2018.
Compartir