La organización agraria ASAJA lamenta que la reunión de ayer del Consejo Asesor Agrario Provincial se convirtiese en un escenario de la lucha política entre el PP y el PSOE, trascendiendo a la opinión pública únicamente el rifirrafe entre ambas formaciones que son gobierno y oposición en la Diputación Provincial.

ASAJA SE REPLANTEARÁ SU PERTENENCIA

AL CONSEJO ASESOR AGRARIO PROVINCIAL

La organización agraria ASAJA lamenta que la reunión de ayer del Consejo Asesor Agrario Provincial se convirtiese en un escenario de la lucha política entre el PP y el PSOE, trascendiendo a la opinión pública únicamente el rifirrafe entre ambas formaciones que son gobierno y oposición en la Diputación Provincial.

ASAJA afea la actitud de Matías Llorente, que asistía a la reunión en calidad de diputado socialista, por abandonar la reunión en un gesto de menosprecio a las organizaciones agrarias, y utilizar la presencia de los medios de comunicación para exponer su postura mientras los reunidos debatían sobre cuestiones de interés agrario provincial. Prueba de que las cosas no transcurrieron por los cauces debidos es que la opinión de los representantes de los agricultores y ganaderos no transcendió a los medios, y sí la de los políticos. Para esto no es necesario convocar el Consejo, basta con celebrar un Pleno o una Comisión de Agricultura.

La organización agraria ASAJA se replanteará volver a asistir a las reuniones del Consejo Asesor Agrario Provincial, y es probable que a partir de ahora solicite reuniones unilaterales con el equipo de gobierno y los grupos de la oposición para tratar las cuestiones agroganaderas que sean competencia de la institución provincial.

La organización agraria ASAJA no ve clara la idea de crear un centro de formación para inmigrantes, y en todo caso está mucho más cerca de la idea del presidente de la Diputación, Javier García Prieto, que de la del diputado del PSOE, Matías Llorente. A éste último ASAJA le recuerda que el estado de las fincas de la Diputación es tan deplorable como cuando él tenía las responsabilidades de gobierno, y que alguna de dichas fincas se compró con su firma, sin explicar nunca para qué se quería, en una operación con abundantes sombras de sospecha. La postura de ASAJA al respecto de las fincas, sobradamente conocida, es la de su enajenación o reversión a sus propietarios y destinar los recursos a fines de interés agrario provincial.

León, 28 de septiembre de 2006.

Compartir