La organización agraria ASAJA se ha dirigido en el día de hoy al Delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, para poner en su conocimiento la situación en la que se encuentra el proceso de quiebra de la industria quesera Rofer, y particularmente las dificultades que se están encontrando los posibles compradores de la compañía para llegar a un acuerdo con la Agencia Tributaria

LA AGENCIA TRIBUTARIA ESTA CERRANDO TODA POSIBILIDAD DE REFLOTAR LA QUESERA ROFER

La organización agraria ASAJA se ha dirigido en el día de hoy al Delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, para poner en su conocimiento la situación en la que se encuentra el proceso de quiebra de la industria quesera Rofer, y particularmente las dificultades que se están encontrando los posibles compradores de la compañía para llegar a un acuerdo con la Agencia Tributaria. Los síndicos designados en el proceso de quiebra se reunieron el pasado martes con el Delegado regional de la Agencia Tributaria, mostrando éste nula disposición a aceptar el convenio propuesto que supone una quita del 15% de la deuda y la condonación de la sanción. Cuando la empresa entró en suspensión de pagos, la deuda con Hacienda era de 151.000 euros, a lo que se suman otros 300.000 por expedientes de actas sancionadoras.

El convenio ya pactado con la Seguridad Social es muy similar al que se le propone a la Agencia Tributaria, y en todo caso tremendamente ventajoso con respecto al ofrecido a los ganaderos y resto de acreedores a los que se les reconoce tan solo el 40% de la deuda.

La organización agraria ASAJA ya alertó a primeros de diciembre sobre la necesidad de dar una solución urgente a la quiebra, ya que la fábrica se está deteriorando cada día que pasa, y los compradores han puesto una fecha a partir de la cual dejaría de interesarles la operación. A todo ello se suma la amenaza de Banco Simeón de ejecutar en los próximos días orden de embargo sobre la totalidad de la fábrica al ser acreedor con créditos especialmente privilegiados (garantía hipotecaria), y de consumarse esta amenaza, los ganaderos y resto de acreedores perderían la totalidad de lo que se les adeuda.

ASAJA hace un llamamiento a las fuerzas políticas, económicas y sociales de la provincia, para que eviten que posturas empecinadas de organismos públicos impidan que se pueda dar una solución razonable a esta quiebra empresarial. La propuesta que tienen encima de la mesa los Síndicos de la quiebra, hecha por Tierras y Valles de Gordón, permitiría a los ganaderos recuperar parte de la deuda, garantizaría de nuevo el procesado de leche en la planta, y se produciría la readmisión de una plantilla de trabajadores que estos momentos está en la calle.

ASAJA dará un plazo prudencial en espera de una evolución favorable de los acontecimientos, pasado el cual convocará a todos los afectados a una movilización que tendrá como objetivo la Agencia Tributaria, y si fuese el caso, el propio Banco Simeón si éste se precipita ejecutando el embargo.

León, 23 de diciembre de 2004

.

Carta al Delegado del Gobierno en Castilla y León 

Excmo. Sr. D. Miguel Alejo Vicente

Delegado del Gobierno en Castilla y León

Valladolid

 

León, 23 de diciembre de 2004.

Muy Sr. nuestro:

En relación con la quiebra de la empresa «Industrias Rofer, S.L», le manifestamos lo siguiente: En la actualidad dicha empresa se encuentra en situación de quiebra judicial con la existencia de varios acreedores con créditos especialmente privilegiados y numerosos acreedores ordinarios, entre los que se encuentran numerosos ganaderos, muchos de ellos afiliados a la organización agraria ASAJA, pero con una deuda total conjunta superior a la de cada uno de esos acreedores privilegiados (Agencia Tributaria, Seguridad Social y Banco Simeón, fundamentalmente). En la actualidad, existe una oferta de una tercera empresa, «Tierras y Valles de Gordón Products, S.L.» para hacerse cargo de la empresa Rofer asumiendo la deuda y ofreciendo un convenio con una considerable quita de la deuda (un 60%) a los ganaderos y demás acreedores ordinarios y asumiendo prácticamente en su integridad el resto de deudas. Concretamente con la Seguridad Social han alcanzado un acuerdo y con el Banco Simeón también, quedando únicamente pendiente la deuda que la anterior empresa «Industrias Rofer, S.L.» mantenía con la Agencia Tributaria, quien, además, reclama unas sanciones

a la susodicha empresa, de las cuales además de ser responsable la precitada compañía, lo será también el administrador o administradores anteriores.

De no alcanzarse el convenio que propone la empresa que se quiere hacer cargo de la quebrada, la industria será irreflotable, se subastarán las instalaciones a instancia del Banco Simeón que ejecutará la hipoteca que tiene con carácter preferente al resto de acreedores y se adjudicará al mejor postor que la adquirirá para revender como saldos, por lotes de hierro, maquinaria, o chatarra, con lo cual la empresa perecerá y desaparecerá un importante foco industrial en una zona especialmente castigada por la despoblación, el desempleo (el AVE es pan para hoy y hambre para mañana), la ausencia de reindustrialización tras la pérdida de la minería, etc.

En cambio, existe una empresa, «Tierras y Valles de Gordón, Products, S.L.» que, sin tener nada que ver con los anteriores propietarios ni con ningún grupo empresarial del sector, quiere hacerse cargo de la empresa, asumiendo la parte de la deuda que puede aceptar, admitiendo a los trabajadores de la anterior empresa y reanudando la actividad, generando más empleo, y produciendo una serie de sinergias de crecimiento no solo para el pueblo sino para la comarca en general. El plan propuesto, a ASAJA, en representación de los numerosos ganaderos que han visto perder sus explotaciones y a los cuales se adeudan decenas de millones de pesetas, le parece mejor que perderlo todo; y ello a pesar de la importante quita que se nos propone a los acreedores ordinarios en general y a los ganaderos en particular, sobre todo si se compara con la quita que se propone a los acreedores privilegiados, Agencia Tributaria y Seguridad Social, de tan solo un 15% del principal de la deuda, sin incluir ningún tipo de sanción (por entender que pueden asumir deudas pero no sanciones que corresponderían a los anteriores propietarios y/o administradores). La Tesorería General ha admitido el convenio propuesto y el único escollo es la Agencia Tributaria que no está dispuesta, en palabras del Director Regional en reunión mantenida con los Síndicos, a asumir la quita propuesta ni a asumir la condonación de la sanción. Sin el acuerdo con Hacienda, que permita a la nueva empresa empezar (no de cero sino con la deuda que pueden asumir) sin ninguna sanción, ésta no va a efectuar a los síndicos ninguna propuesta que permita relanzar la empresa y la economía de la zona, en definitiva, con lo cual se verán de nuevo frustradas las esperanzas para una comarca desfavorecida.

La postura de la Hacienda Pública no se entiende desde ningún punto de vista, ni económico, puesto que se está ofreciendo el pago del 85% del principal de la deuda (sin sanción) que de otra manera no va a cobrar, porque existen acreedores preferentes a Hacienda, léase el Banco Simeón, que tiene garantizada su deuda con una hipoteca sobre los inmuebles además de personalmente, con lo que una vez realizada la hipoteca no existirán bienes sobre los que intentar cobrar la deuda tributaria; ni desde el punto de vista político: recuérdese situaciones similares, como el anterior conflicto de Astilleros, en los que se produjo una quita del 100% de la deuda, principal, intereses, costas y sanciones; con lo cual el agravio comparativo es tremendo. Aquí la nueva empresa lo único que solicita es la condonación de una sanción, que a ellos no les corresponde, ni son responsables de ella y una quita de un simple 15% del principal.

Por ello, entendiendo que se trata más de una voluntad política que de un problema técnico o jurídico, puesto que la Ley sí permite la condonación, el pago por tercero y el acuerdo singular, es por lo que acudimos al Gobierno de la Nación, a su través, a fin de conseguir esa voluntad política materializada en la aceptación del convenio propuesto. Y ello con un cierto carácter de urgencia, puesto que el plazo otorgado por la entidad financiera para ejecutar su hipoteca (en ese caso se vendría todo al traste) concluye con el año natural.

Le rogamos se tome la molestia personal de ocuparse de este asunto, y nos brindamos a aportar cuanta información adicional pudiera solicitarnos, siendo también nuestro deseo que nos concediese una entrevista al respecto lo antes que se agenda se lo permita.

Atentamente.

 

 

Fdo: José Antonio Turrado Fdez.

Secretario General.

Compartir