La organización agraria ASAJA expondrá el lunes, en la Asamblea Anual de la Federación Leonesa de Empresarios, los efectos negativos que tendría la reforma de la PAC que ha propuesto Bruselas

La organización agraria ASAJA expondrá el lunes, en la Asamblea Anual de la
Federación Leonesa de Empresarios, los efectos negativos que tendría la
reforma de la PAC que ha propuesto Bruselas, sobre el tejido agroindustrial y de
servicios en la provincia de León, si al final se aprueba en los términos en
los que se ha planteado.

ASAJA considera que el desacoplamiento de las ayudas de la producción, con la
posibilidad incluso de cobrar subvenciones sin sembrar las fincas, va a ser un
elemento desincentivador que puede conllevar el abandono de 50.000 hectáreas
poco productivas, y una fuerte caída de la producción final agraria en casi
todos los subsectores. La organización agraria considera que no sólo los
agricultores y ganaderos se verán perjudicados por los efectos de la reforma,
pues igual suerte van a correr las empresas agroalimentarias y de servicios que
gravitan entorno a la agricultura y la ganadería, lo que podría llevar a una
crisis empresarial con pérdidas actividad y empleo en la principales cabeceras
de comarca. El temor a unos cambios tan drásticos está frenando ya en estos
momentos la inversión de los agricultores y ganaderos en la compra de tierras,
renovación de maquinaria, modernización de regadíos y construcción de naves.

ASAJA cuenta con el apoyo de los empresarios leoneses, a través de la FELE, para
luchar contra la reforma, e igual sensibilidad espera del Consejo Económico y
Social que estará representado en el acto en la persona de su presidente, D.
Raimundo Torío.

León, 15 de febrero de 2003.

Compartir