Uno puede inventarse cosas y con un poco de suerte triunfar, pero también puede pasarse la vida inventando y morirse de viejo tras el más absoluto fracaso. Otra opción es copiar lo que ya está inventado y funciona, y aquí el riesgo es mínimo y las garantías de éxito casi aseguradas. Esto último es lo que han pensado en la comunidad autónoma de Castilla La Mancha, donde su Gobierno regional ha autorizado la variedad Albarín blanco para incorporar a sus vinos de calidad. Dicen los entendidos que el Albarín, que comercializan con éxito las bodegas de la Denominación de Origen Tierra de León, es una variedad de uva marginal de viñedos asturianos que introdujo con acierto el visionario Pedro Marcos en sus viñedos de Villamañán. Sea esa o no la historia, lo cierto es que el vino Albarín es fruto de la iniciativa de quienes en los últimos veinte años han plantado viñas de esa variedad de uva en León, y de una docena de bodegas que han sabido elaborar un blanco que se adapta perfectamente al gusto del consumidor, con capacidad para competir con nuestros Godellos bercianos y gallegos, y con los Verdejos de Rueda. El Albarín ya está inventado y funcional, pero no deja de ser un vino de minorías, y es así porque no es mucho lo que se elabora y porque no es fácil encontrarlo en los lineales ni en los restaurantes de nuestro país, y menos todavía fuera de España. Pero imaginemos que ahora que la normativa se lo permite, una gran bodega de Castilla La Mancha se encapricha con este vino, planta o incentiva la plantación por terceros de cientos de hectáreas, se pone a elaborar, e inunda los mercados con este blanco que hasta ahora era patrimonio de los leoneses. Hacemos bien el imaginarlo, porque va a ocurrir, y ni la forma de producción ni el método de elaboración hará que desmerezca cuando se lleve la copa a la boca, así que llega la competencia, y competir con grandes fincas bien mecanizadas y con enormes bodegas donde trabajan los mejores enólogos y los mejores comerciales, no será nada fácil.
* Artículo de opinión de José Antonio Turrado publicado en La Nueva Crónica del viernes 14 de junio de 2019.
Compartir