EVOLUCIÓN DEL SECTOR AGROGANADERO LEONÉS EN EL 2004

20

LAS RAZONABLES PRODUCCIONES DE 2004 NO MEJORARON LA RENTA AGRARIA

LAS RAZONABLES PRODUCCIONES DE 2004 NO MEJORARON LA RENTA AGRARIA

ASAJA presentó a los medios de comunicación, como es ya habitual, el informe sobre el año agrícola 2004 en la provincia de León. En el informe se analiza cada uno de los subsectores agrícolas y ganaderos con importancia cuantitativa en la provincia, desde el punto de vista de la superficie o censos, de la producción y de los precios. En estas cuestiones el año fue climatológicamente bueno, asegurándose pues buenas producciones en casi todos los cultivos, aunque en el cereal de secano como casi siempre la cosecha fue normal tirando a baja. En materia de precios, se acabó a mediados de año la bonanza en los precios del cereal y particularmente del maíz, y se hundió de nuevo el mercado de la patata.

En las producciones ganaderas, ha continuado en el 2004 la crisis del porcino, sobre todo en el mercado de los lechones, se ha recuperado en el segundo semestre del año el precio de la leche de vacuno, los lechazos ha seguido una curva de precios habitual aunque en general algo más bajos que en el 2003, y parece repuntar la leche de ovino de cara a los contratos que se formalizaron para el año 2005.

El 2004 fue el año de las decisiones políticas sobre la reforma de la PAC, donde todo ha salido de la peor forma posible. También fue el año de las propuestas sobre la reforma de la OCM del azúcar que han puesto en alerta roja a todo el sector, y una vez más no ha sido el año de la modernización de los regadíos en la provincia. Proyectos importantes de nuevos regadíos y de modernización de los existentes siguen parados, y otros avanzan tímidamente por falta de presupuesto o lo que es peor, por falta de voluntad política.

El año 2004 castigó a los agricultores y ganaderos con unos precios de los medios de producción que se pueden considerar prohibitivos. Así ha ocurrido con los piensos en el primer semestre, y así ha ocurrido durante todo el año con los abonos y sobre todo con el gasóleo.

Y a pesar de ser un año en su conjunto razonable, desde el punto de vista agronómico, la renta agraria no permite ni una alegría al sector, continúa cayendo la población ocupada del campo, y como cada año más de medio millar de cotizantes a la Seguridad Social se jubilan sin ser relevados por gente joven.

 

Compartir