ASAJA Soria no va a estar indiferente y sin respuesta ante las posturas intolerantes y extremas que han llevado a decisiones de algunos consistorios municipales, como la propuesta de modificación del PGU de Cidones, y parece ser que también de Golmayo, en los que no se ha querido regular, sino exterminar radicalmente la actividad. Este no es el camino y por eso ASAJA, en defensa del sector, en la creencia de que es preciso recordar a la sociedad cuál es el verdadero fin de nuestra actividad, aprovechando nuestra tradicional campaña prenavideña de “Estas Navidades consume y regala alimentos de Soria, no te mereces menos, concederá protagonismo esta vez al sector porcino, iniciando en ella la campaña en defensa del sector con una concentración el próximo día 14 de diciembre de 2018, viernes, de 11:00 a 15:30 horas, en la que se ofrecerá a los ciudadanos de Soria la degustación de productos cárnicos elaborados en nuestra provincia, como torreznos, chorizo y jamón curado, bajo el lema: Este es el verdadero fruto de nuestro esfuerzo y el orgullo de nuestra tradición. ¡Qué rico, qué bien huele!

Algunos datos sobre la importancia del sector porcino y cárnico provincial

Desde el punto de vista económico, las 60 empresas dedicadas al sector alimentario que tienen relación directa con el sector porcino (13 mataderos, 5 salas de despiece y 42 industrias cárnicas), facturan más de 175M€ y dan empleo directo a más de 800 trabajadores. A ellos hay que sumar más de 250 autónomos entre productores de porcino y jefes de empresa.

En su conjunto, todo el tejido en torno al sector porcino provincial, ocupa a más de 1.200 sorianos de forma directa y se estima que a más de otros 400 de forma indirecta (trasporte, servicios, construcción, etc.).

El sector porcino soriano consume todos los años más de 200 millones de Kg de piensos compuestos y un gasto total en alimentación que supera los 80M€ (para tener una referencia, el total del valor anual de los cereales producidos en la provincia es de unos 100M€). Todo ello viene a suponer que el consumo del sector porcino se sitúa ya próximo al 50% de la producción total de cereal de nuestra provincia.  En su conjunto el sector porcino, considerando dentro de él la parte proporcional del sector cerealista y productor de piensos que arrastra y el sector industrial cárnico que impulsa, aporta cerca del 20% PIB provincial, prestigiando además el nombre de nuestra provincia gracias a sus productos cárnicos elaborados.

En clara contraposición con el sector ovino, en grave crisis desde hace años en el que se ha pasado de 507.747 animales en 2003 a tan solo 228.244 de 2016, el sector porcino ha pasado de 275.925 a 484.366 convirtiéndose en el sector que eligen principalmente los jóvenes para su incorporación al sector primario, como complemento dentro de su explotación o como fuente exclusiva de ingresos. Este crecimiento ha hecho posible que se hayan incorporado hijos de sorianos emigrados en su día a Madrid y otras ciudades contrapesando el terrible declive de otros sectores ganaderos.

Como dato, la producción final del sector porcino aporta ya más de 90M€ de los aproximadamente 120 M€ que supone el total de la producción final ganadera de Soria (las ¾ partes del valor total).

De las únicas 6 empresas Sorianas que logran superar los 50M€ de facturación 3 están en relación directa con el sector porcino, y por ello con fuerte raigambre en nuestra tierra y de muy difícil deslocalización.

La apuesta estratégica adoptada en su día, hace ya más de una década, de apostar por cerrar el ciclo productivo del sector porcino provincial ha permitido avanzar positivamente a un sector que conecta la producción básica del cereal, su trasformación en carne y el impulso de una  industria cárnica soriana con reputado prestigio fruto del esfuerzo, las tradiciones y la calidad de nuestro entorno natural.

Por todo eso, desde ASAJA queremos destacar la absoluta importancia de este sector para nuestra provincia y para el futuro, al que el acoso radical de algunas plataformas y grupos puede generar lesiones en la imagen de nuestro sector productor y por ende en el de todos los productos finales, lo que es una grave irresponsabilidad.

Somos absolutamente conscientes de que debemos, fuera de posiciones extremas y radicales, buscar nuevos acuerdos que permitan por un lado incorporar aquellas demandas sociales de una mejor regulación de la actividad y por otra que se dé un marco estable para las apuestas empresariales de nuestros jóvenes y del conjunto de empresas del sector porcino y cárnico en nuestra provincia. Así se lo hemos expresado ya a los responsables de las administraciones competentes.

 

 

 

Compartir