Sigma Dos, en colaboración con EL MUNDO, ha celebrado un encuentro digital en el que ha reunido a importantes empresarios del sector primario

La empresa de estudios de mercado y demoscopia, Sigma Dos, celebró el 19 de noviembre en colaboración con EL MUNDO el encuentro digital El sector agroalimentario ante el reto de la recuperación. En el coloquio se ha puesto de relive el camino de digitalización y sosteniblidad que ha de seguir “un sector clave de la economía española”, según palabras de Rosa Díaz, directora general de Sigma Dos.

En el encuentro han participado Esperanza Orellana, directora general de producciones y mercados agrarios, Miguel Ángel Higuera, director general de ANPROGAPOR, Gabriel Trenzado, director de servicios Técnico e Internacional de Cooperativa Agrícola, Javier López, Director General de PROVACUNO, Víctor Córdoba, director general de la Unidad de Lácteos de Grupo Pascual, Rafael Fuertes, Director General de Grupo Fuertes y ha ejercido de moderador Martí Saballs, director adjunto de EL MUNDO.

Antes de comenzar el acto, Díaz ha recordado a los ponentes los datos de una encuesta de 1.200 entrevistas realizadas por Sigma Dos del 29 de mayo al 2 de junio. En el trabajo la firma concluía que el 84% de los encuestados tiene una opinión positiva de la labor del sector agroalimentario, un 74% considera que hay que defender la producción agropecuaria, no solo por la importancia del sector si no porque la alimentación resulta estratégica para el país. Sumando a esto, un 87% de los españoles considera que gracias a la actividad del sector primario se mantienen vivos los pueblos de la España vaciada. Sólo un 9% de los encuestados culpó al sector de las emisiones de efecto invernadero que provocan el cambio climático.
 
Orellana ha empezado la ponencia y ha expuesto los datos con los que cuenta el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Lo agroalimentario supone 100.000 millones de euros en España, es decir, el 9,3% del PIB, tres puntos más que la media europea, y da empleo al 12% de los ocupados del país.Sumado a esto, la directora general ha explicado que “es un sector independiente de los ciclos económicos”. Como ya se demostró durante la Gran Recesión, cuando se mantuvo el empleo y la actividad económica.

Sin embargo, esta industria afronta importantes retos. Orellana ha destacado dos de carácter político, el Brexit, que “aún en el mejor de los escenarios será duro” para el agro español, y los aranceles impuestos por la administración Trump. En este último punto el ministerio espera poder negociar junto a la UE con la nueva administración de Joe Biden para eliminarlos. Las exportaciones han supuesto de enero a agosto 34.000 millones de euros y aportaron 14.000 millones de saldo positivo a la balanza de pagos durante 2019.

“España está por debajo en inversión I+D+I” se lamenta Orellana, mientras que señala que “es necesario una modernización de la industria, la digitalización y a la industria 4.0”. Junto a esto recuerda que el sector debe acomodarse a la Agenda 2030 con “medidas para garantizar la producción sostenible, el bienestar animal y la reducción de fitosanitarios y fertilizantes”.

Durante el encuentro, la directora general ha revelado que el ministerio va a “emplazar a todos los integrantes del sector a celebrar próximamente un foro para exponer y recoger ideas” y adelanta, “la recuperación será verde y digital”.