El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, confió en que la nueva Política Agrícola Común (PAC) sea un “cambio de juego” que ofrezca “mejores resultados a los agricultores y ciudadanos europeos por igual” y mejore la producción europea en ámbitos como la lucha contra el cambio climático.

La propuesta de la CE para la reforma de esta política, a partir del año 2020, depende aún de la aprobación del Marco Financiero Plurianual, en el que se espera un recorte del 5 % en esta política.

Hogan defendió recientemente la idea de que la Unión Europea (UE) dé una mayor subsidiariedad para los Estados miembros y las regiones, uno de los aspectos destacados de esta propuesta, que obliga a los países a presentar una serie de planes nacionales adaptados a sus necesidades agrícolas.

“La UE no puede decir a los Estados miembros lo que tienen que hacer si quieren ser competentes y tener buena calidad, los países tienen que presentar sus programas”, afirmó el comisario en una rueda de prensa al término de su participación en una conferencia.

Hogan mostró su confianza en que la nueva PAC dé “apoyo adicional” a los pagos directos a través de créditos y nuevas ayudas financieras que potencien las zonas rurales, e impulsen la atención al medio ambiente y a la producción ecológica.

El comisario irlandés también consideró que esta reforma supondrá “una distribución más justa de los pagos directos”, gracias al techo máximo de ayudas propuesto, de entre 60.000 y 100.000 euros por explotación, para garantizar una distribución más equitativa.

Hogan pidió a los países que den apoyo a esta propuesta para lograr “impulsar a los pequeños y medianos agricultores”. “Los necesitamos para potenciar las zonas rurales”, dijo.

fuente: efeagro

 

Compartir