En los últimos días hemos finalizado la sementera. Una campaña marcada por unos costes crecientes, gasóleo y fertilizantes por las nubes. Ante ello estamos viendo como los responsables políticos, tanto de la administración regional como de la administración general del estado, permanecen impasibles. No sólo es que permitan y  no tomen medidas para frenar esta escalada de precios de lo que necesitamos para producir, sino que además proponen subidas de impuestos y de las cuotas de autónomos a la seguridad social que perjudicará, aún más nuestras economías.

Desde ASAJA estamos firmemente convencidos que con estas medidas no se impulsa el relevo generacional ni se lucha contra la despoblación, más bien se fomenta aún más el abandono y emigración de la sabia joven de nuestros pueblos. Ante estas cuestiones, igual que hemos hecho recientemente por el bajo precio que perciben por la leche los ganaderos de ovino y caprino, no nos queda otra que la reivindicación, la lucha y las movilizaciones.

Pero ante las adversidades climáticas y meteorológicas que pueden dar al traste con todo nuestro trabajo y llevarnos a una situación difícil si tenemos protección. El seguro agrario, que podemos suscribir con los técnicos de ASAJA hasta el 20 de diciembre, es la herramienta. El cambio climático es un hecho: largos periodos de sequía, lluvias torrenciales, pedrisco, asurado de las cosechas… El incremento de la fauna salvaje y las periódicas plagas de topillos son otra de las cuestiones que nos afectan.

Pues bien para estas cuestiones tenemos protección, el seguro de cultivos herbáceos que se puede suscribir en esta época, seguro que como todo es mejorable pero que cubre gran parte de las adversidades que a lo largo de la campaña agrícola podemos sufrir. Si un cereal no es rentable por el coste del seguro es mejor que no le sembremos, y además el seguro que se suscribe ahora tiene un coste similar al que se hace luego en primavera, pero éste da más coberturas. ¿Y cómo puede ser eso? Porque la intensidad y el porcentaje de subvención que las administraciones dan a este seguro de invierno no tiene nada que ver con la que luego dan para el de primavera. Por un coste similar, ahora podemos tener un “todo riesgo” en cereales, que da más coberturas que si lo hacemos luego en primavera. Los técnicos de ASAJA te darán más información.

 

Joaquín Antonio Pino, presidente de ASAJA de Ávila.

Compartir