Hemos padecido una campaña agrícola caracterizada por la falta de lluvias. Por citar un ejemplo, en la comarca de La Moraña las precipitaciones han sido prácticamente nulas, 15 ó 20 litros en muchos de los municipios durante esta primavera. A pesar de que el cereal aguantó, llegó mayo y el terreno no tenía nada, estaba seco. La cosecha se fue al traste. Los rendimientos han sido pésimos y estamos ante un año catastrófico del cereal de secano en la provincia de Ávila. E igual de malo ha sido el año en la ganadería, porque en el sur de Ávila no hay agua para los animales, ni para darlos de beber en muchos casos.
Es una situación límite, de la que no ha escapado el regadío de Las Cogotas. Esperemos que el nuevo gobierno de la Junta de Castilla y León se ponga manos a la obra. Hace falta que el nuevo Consejero sea sensible a nuestras necesidades, hace falta liquidez para las explotaciones, tenemos que hacer frente a una nueva sementera, y para ello necesitamos ayuda. Por ello exigimos al gobierno autonómico que se pongan en marcha nuevos préstamos, que se conceda una moratoria de los préstamos de 2017 y como no, que haya ayudas directas, porque la normativa de mínimis de la Unión Europea permite a los estados miembros otorgar ayudas de hasta 25.000 euros por explotación para situaciones como esta. Eso lo deben abordar conjuntamente la Junta de Castilla y León y Gobierno de España.
Además necesitamos urgentemente mejoras del seguro agrario, de sus coberturas y rendimientos. No son las adecuadas, y eso hace que apenas un tercio de la superficie de cereal sembrada en la provincia se encuentre cubierta por Agroseguro. Hace falta que el Ministerio de Agricultura a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), actualice y mejore los rendimientos de nuestras comarcas cerealistas, y así den respuesta al clamor general de los agricultores de la provincia de Ávila.
Me sorprende que ningún partido político en la provincia haya alzado la voz sobre este problema, la sequía, que tenemos los agricultores y los ganaderos de Ávila. En la Diputación Provincial existe un área denominado Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, precisamente, solo lleva el nombre, no hay medidas reales destinadas al sector, no se toman iniciativas para mejorar el porvenir de los pueblos, de su agricultura y su ganadería. Fuera de arreglar caminos o de destinar dineros a través de la marca “Ávila Auténtica” para prebendas políticas y cuestiones ajenas al sector agrario, no hay ninguna iniciativa real destinada al sector primario provincial.
En estos momentos se tendría que estar trabajando en facilitar la puesta de puntos de agua en los municipios para poder abastecer a los animales, pero no es así. Se podrían impulsar ayudas para facilitar el acceso y el empleo de los jóvenes al sector agrario. Si solo quieren la propaganda y salir en los medios de comunicación que sigan con el derroche de dineros con el pretexto de “Ávila Auténtica”. Flaco favor están haciendo a los agricultores y ganaderos y el tejido económico de nuestros pueblos. Porque no se los olvide a los políticos que quienes aportan un buen grano de arena a la economía rural son precisamente los profesionales del campo, a los que tienen olvidados.

Joaquín Antonio Pino. Presidente de ASAJA de Ávila

Compartir