TECNOLOGÍA CASIMIRO DISTRIBUYE UNA TECNOLOGÍA CONTRASTADA EN EUROPA PARA SECAR LA ALFALFA. NO REQUIERE INSTALACIÓN, ES DE BAJOS COSTES Y CONSERVA ALTOS NIVELES DE PROTEÍNA

83

TECNOLOGÍA CASIMIRO DISTRIBUYE UNA TECNOLOGÍA CONTRASTADA EN EUROPA PARA SECAR LA ALFALFA. NO REQUIERE INSTALACIÓN, ES DE BAJOS COSTES Y CONSERVA ALTOS NIVELES DE PROTEÍNA                                                                                               

 

El mercado de los forrajes cada vez es más exigente con la calidad del producto. La demanda de alfalfas de primera calidad con las que proporcionar el mejor alimento a la cabaña ganadera se incrementa de una campaña a la siguiente, de manera que la innovación y la profesionalización del sector no tiene freno. En este empeño está la empresa Casimiro Máquinas, que ahora distribuye en Castilla y León la tecnología de vanguardia de CLIM.Air.50 para desecar forrajes.

El procedimiento para secar forrajeras como la alfalfa resulta más sencillo que el proceso de deshidratación y da como resultado unas pacas de primer nivel.

El sistema de CLIM.Air.50 consiste en que, tras empacar la alfalfa en la finca, los fardos se introducen directamente en la máquina para secarlos con aire a 55ºC impulsado por encima y por debajo de la alpaca.

El tiempo de secado al 10% de humedad, a partir de un producto con un porcentaje de entre el 22 y 24%, apenas llega a las dos horas. Otra gran ventaja del desecado es que la planta no pierde nada de hoja durante el proceso, así que la calidad de proteína es muy alta manteniendo porcentajes del 22% con facilidad.

Las pacas van del campo a la máquina y no hay que volver manipularlas hasta que se suministran al ganado de manera que la henificación del forraje se produce sin que las plantas pierdan nada de materia vegetal por el camino.

Todos los forrajes

El secado resulta muy económico gracias a un quemador que puede funcionar con gasóleo, "pellets" de biomasa o gas; esta última es la opción más económica.

El coste de secado en condiciones medias es de 1,60 euros por cada cien kilos de forraje. Y el mantenimiento de la máquina es prácticamente inexistente.

Además, es posible reducir gastos favoreciendo que la turbina eléctrica de la CLIM.Air.50 se abastezca del aire caliente de la parte superior de una nave o de un invernadero. Así el sistema funciona sin necesidad de arrancar el quemador. Para maximizar el aporte de aire caliente externo, hay quien pinta de negro el techo de la nave a partir de la cual canaliza el flujo de aire cálido para aprovechar al máximo la radiación solar.

Se trata de una tecnología que no requiere obra de instalación, que se adapta casi a cualquier superficie en función del número de pacas que el propietario quiera secar en el mismo ciclo y que trabaja automáticamente sin necesidad de supervisión humana. La anchura de la instalación ocupa tres metros.

Aunque en España es absolutamente novedosa, en países del norte europeo – (donde tienen más problemas para conservar los forrajes por exceso de humedad) es una técnica más que contratada. En los países nórdicos, Bélgica, Holanda, norte de Italia y otros lugares, la desecación de forrajes para guardarlos como heno es una práctica habitual.

En Castilla y León, debido a que las temperaturas son más altas y la humedad menor, los resultados son todavía mejores ya que la alfalfa llega a la desecadora con menos agua y a que las condiciones generales de trabajo también son más adecuadas, tal y como señala José Antonio Martínez Terré, responsable desde hace más de veinte años de la delegación de Casimiro Máquinas para el noroeste peninsular.

La desecadora CLIM.Air.50 -debido a la sencillez de manejo, bajos costes de trabajo y a la alta calidad del producto resultante- es idónea tanto para el ganadero que produce su propia alfalfa como para las deshidratadoras que quieran diversificar su oferta con la incorporación de heno. También es perfecta para los comercializadores de forrajes. Permite secar tanto pacas redondas como rectangulares y de cualquier tamaño. En cuanto a variedades de cultivo, trabaja con productos forrajeros diversos como alfalfa, cebada, sorgo, ray grass, etc.

Casimiro Máquinas es una empresa especializada en forrajes y maquinaria agrícola con una larga tradición en el sector. Su amplia experiencia, acumulada a lo largo de tres generaciones de trabajo en común con agricultores y ganaderos, incluye la fabricación y reparación de maquinaria, además de la comercialización en la actualidad de los productos de las marcas punteras 

Compartir