La OPA constata que la administración discrimina a las jóvenes que se instalan como ganaderas o agricultoras en régimen de titularidad compartida

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores de Soria (ASAJA) ha querido denunciar, precisamente en el Día Internacional de la Mujer, la discriminación por parte de la administración y más concretamente de la Agencia Tributaria del tratamiento fiscal de las ayudas a la instalación dentro de las empresas agrarias de jóvenes agricultoras y ganaderas cuando la forma de entrada es a través de una figura jurídica.

La discriminación se produce porque en la ayuda o en la prima de instalación de estas jóvenes, en contra de lo que ocurre cuando es una persona física, la Agencia Tributaria no la considera como un ingreso agrícola sino como una ganancia patrimonial, cuyo peaje fiscal es muchísimo más elevado. El problema, exclusivamente técnico, consiste en que en el caso de la receptora de la ayuda, la joven agricultura, el NIF (Número de identificación fiscal) no coincide con el de su explotación, que es un CIF (Código de Identificación Fiscal). ASAJA dirigió el 8 de marzo sendos escritos al Ministerio de Agricultura y al de Hacienda, y a los servicios técnicos nacionales de ASAJA, para pedir la subsanación inmediata de este problema.

ASAJA Soria, consciente de que un gran número de mujeres jóvenes que se incorporan al sector lo hacen a través de la fórmula más cacareada por parte de las administraciones como es la titularidad compartida, quiere llamar la atención al Ministerio de Hacienda para que elimine esta grave discriminación que se está produciendo en los últimos años.

Compartir