Según puede leerse en agropopular.com, la Comisión Europea ha propuesto este 2 de abril un incremento del porcentaje de las ayudas de la PAC que podrá concederse como anticipo este año.

Como en otras ocasiones excepcionales, los Estados miembros podrán adelantar hasta el 70% de las mismas en el caso de los pagos directos (en lugar del 50% establecido en la normativa) y hasta el 85% en las ayudas de la política de desarrollo rural (en lugar del 75% habitual). Estos anticipos podrán concederse a partir de mediados de octubre, es decir, cuando comience el ejercicio presupuestario 2021.

Los Estados miembros podrán adelantar hasta el 70% de los pagos directos y hasta el 85% en las ayudas de la política de desarrollo rural

Por otro lado, Bruselas ha recordado la ampliación del plazo de solicitud de las ayudas 2020 hasta el 15 de junio y ha planteado una reducción de los controles sobre el terreno.

Señala que, aunque los Estados miembros deben realizar esos controles para asegurar que se cumplen las normas, la situación excepcional actual recomienda reducir el contacto físico entre los agricultores y los inspectores que los llevan a cabo. Esta medida, añade, contribuirá a reducir la carga administrativa y evitará retrasos innecesarios.

Desarrollo rural

Por otro lado, la Comisión ha propuesto medidas para flexibilizar y simplificar el uso de los Fondos Estructurales y de Inversión de la UE, entre ellos del FEADER (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural).

En primer lugar, propone más flexibilidad en el uso de los instrumentos financieros. En concreto, que agricultores y otros beneficiarios de fondos de desarrollo rural del medio rural puedan acceder a préstamos o garantías por importe de hasta 200.000 euros en condiciones especiales, como intereses bajos o plazos de pago más amplios.

Por otro lado, plantea que los Estados miembros puedan utilizar los fondos no gastados de sus programas de desarrollo rural en lugar de devolverlos al presupuesto de la UE. No obstante, ese dinero tendría que utilizarse en el programa de desarrollo rural en cuestión.

La Comisión propone también retrasar el plazo de presentación de los informes anuales, por parte de los Estados miembros, sobre la ejecución de los programas de desarrollo rural.

Por último, los Estados miembros no tendrán obligación de modificar sus “acuerdos de asociación” para cambiar sus planes de desarrollo rural, con lo que se evitan ciertos procedimientos administrativos.

Hay que recordar que el “acuerdo de asociación” entre un Estado miembro y la UE es el documento que elabora cada país para exponer su estrategia, sus prioridades y las disposiciones a adoptar para utilizar los Fondos Estructurales y de Inversión en cada período de programación presupuestaria.

Compartir