Reconocimiento para la labor del consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones y a Soria ¡Ya! y reprimenda a ‘Por una Soria Verde’ y a ‘Fueros de Andaluz’ en los XII Premios Espiga y Tizón

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, recibió la mañana del 21 de diciembre el Premio Espiga 2018 de manos del presidente de ASAJA-Soria, Carmelo Gómez, en una sencilla ceremonia dentro de la Asamblea Navideña de la organización profesional agraria en el Aula Magna Tirso de Molina, que estaba abarrotada de profesionales del campo que no querían perderse esta importante cita que cumple 12 ediciones y que ya es un referente para el mundo del agro en la provincia soriana y en toda la región durante las fechas navideñas. La concesión del premio se debe al tesón, esfuerzo y buen trabajo de Suárez-Quiñones. Para los socios de ASAJA Soria, a pesar de dirigir una Consejería que suele ser especialmente incómoda para el sector primario, ha demostrado querer defender la postura de agricultores y ganaderos, algo que en algunas ocasiones le ha costado incluso que las decisiones adoptadas hayan sido llevadas por los ecologistas a los tribunales, en los que para más inri han encontrado respaldo en la figura del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

Nada más recibir el galardón, el consejero confesó que “es un orgullo recibir esta distinción y eso quiere decir que algo se estará haciendo bien”. Para el consejero, “el campo es uno e indivisible. El medio ambiente no es nada abstracto, está unido a las personas y así debe serlo”. Uno de los ejes de lucha es “poner más ejes de unión entre lo rural y lo urbano. Hay que tener equilibrio entre conservación y aprovechamiento pero el problema está en que  el integrismo ecologista anima sentimientos en contra del campo que calan en la sociedad”. Suárez Quiñones apuntó que “la bioeconomía ya está aquí, con los combustibles fósiles en la palestra que habrá que seguir de cerca”. Y acabó reconociendo que “hemos colaborado con la Consejería de Agricultura para mejorar muchas infraestructuras y además se va a regular la incorporación de nuevos cultivos a terrenos anteriormente forestales”. 

El premio negativo, conocido como Premio Tizón, este año fue abrumadoramente a parar a la plataforma vecinal por una Soria Verde y a Fueros de Andaluz. Esencialmente, por su campaña de acoso radical al sector porcino y a la lesión de la imagen de la actividad productora.

También se concedió una Mención Honorífica a Soria ¡Ya! por su trayectoria y muy concretamente a su campaña “Soria quiere futuro”, con las que esta plataforma esencialmente reivindicativa ha querido reclamar actuaciones urgentes que reviertan el problema de severa despoblación que afecta a esta provincia. En el discurso de agradecimiento, los responsables de Soria ¡Ya!reconocieron que ya es hora de escuchar a esta provincia, “que los sorianos quieren tener los mismos derechos  que el resto de la región, que las infraestructuras no son solamente para los que viven aquí, sino para todos los castellanos y leoneses”.

Como suele ser habitual, en la Asamblea Navideña se abordaron asuntos cruciales para el futuro del sector con ponencias del máximo nivel. En esta ocasión, con el  título “la sanidad de la producción agrícola y vegetal”, Valentín Almansadirector general de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio de Agriculturadisertó al respecto y apuntó que es vital dar garantías sobre enfermedades para poder vender a otros mercados. Almansa reconoció que “ un país sin un buen nivel fitosanitario no puede vender fuera. En exportación, ahora cada vez es más importante que haya áreas libres, donde nadie comprometa el estatus sanitario. Los mercados de Asia, por ejemplo, exigen estándares muy elevados y obligan a todos a mejorar las producciones”.

Además insistió en poner en contexto la sanidad vegetal y animal y otorgarle l»a gran importancia que tiene para abrirse a mercados y a la obtención de beneficios y aumentar la competitividad”. Repasó la realidad de los mercados, con algunas referencias a Argelia, Turquía y Marruecos, con las luces y sombras de cada caso. Sobre la brucelosis bovina dijo que “todo va razonablemente bien. Hay muy pocos focos”. En el resto de enfermedades reconoció que los datos de 2018 acabarán siendo mejores que en 2017, pero que queda mucho por hacer en problema de fauna silvestre, especialmente con el jabalí, subproductos y Real Decreto de especies cinegéticas. Finalmente hizo hincapié en los problemas que está generando el gorgojo y dijo que se están buscando soluciones.

Precisamente, durante la Asamblea se proyectó un vídeo sobre los campos de ensayo de ASAJA Soria en Almazán para poner en valor la gran labor de esta organización en lo relacionado a experimentación y sanidad vegetal y llamar la atención a las administraciones del esfuerzo y recursos que eso requiere si se quiere seguir teniendo investigación puntera, fiable y profesional. 

Por su parte, en su intervención de clausura ante los más de 400 profesionales del campo asistentes, el presidente de ASAJA Castilla y León, Donaciano Dujo, quiso comenzar con palabras de reconocimiento y de afecto para el consejero. Apeló a la sensatez y el buen trabajo de Suárez Quiñones y consideró  que es un premio «muy merecido y justificado».

En su alocución, Dujo pidió a los gobiernos que “se bajen del burro, que se den cuenta de que los agricultores y los ganaderos son los que ponen el esfuerzo, que quieren vivir dignamente, que es vital que se deje a los profesionales trabajar, que no se cierre las puertas al campo y que las administraciones los escuchen, y no a cuatro descerebrados que no pisan el medio rural y solamente saben apoyarse en la demagogia y en entretenerse en atacar prácticas agroganaderas y en criticar por criticar”. Dujo aseveró en ese mismo sentido que “no vamos a permitir que aquellos que ni están ni se les espera pongan pegas sin sentido a la llegada de actividades productivas, como son las granjas”.

A la vez, puso el foco en que el año agrícola ha sido “bueno pero con muchos matices, como las dificultades en las siembras”. 

Sobre los daños de la fauna salvajes dijo que “ no puede haber exceso de corzos y otros animales salvajes sin control porque además de cruzar las malas carreteras sorianas y provocar accidentes causan daños cuantiosos en las fincas”. 

De la PAC admitió que “todo apunta a que lo presentado por el comisario europeo no va a entrar en consideración en 2019, porque hay elecciones. Esta incertidumbre es nefasta porque crea especulación y parece que solamente en el campo se habla de subvenciones. La nueva PAC quizá no llegue hasta 2022 y hasta ese momento la lógica es que haya que irse adaptando a los presupuestos”. 

 

 

Compartir