Ya está de máxima actualidad el debate sobre la Política Agraria Común (PAC) 2020-2026. El Ministerio de Agricultura ha reunido a los representantes del sector agrario en unas conferencias hace unos días con el objetivo de fijar la posición española ante la nueva reforma. Estamos, lisa y llanamente, en el punto de partida ante la cuarta reforma importante de la PAC, que exigirá seguramente entre dos y tres años de negociaciones.

Nos encontramos en un año decisivo para que España consiga los mayores apoyos posibles trabajando estrechamente con la Comisión Europea para alcanzar un estado de opinión favorable y lograr así que la PAC post 2020 sea adecuada a los intereses de los productores españoles.

Más allá de encuestas y de consultas a diestro y siniestro y con mayor o menor incumbencia, tino y oportunidad, es necesario crear un clima de opinión necesario para que se reconozca en Europa que la PAC es una política fundamental que ha contribuido a construir la Unión Europea. Por eso, entendemos que es necesario más PAC en el futuro. Es vital, por tanto, que la PAC sea una prioridad para los responsables políticos, pero no solamente para quedar bien en el titular de un informativo, sino para que la incluyan dentro de la esencia de la agenda comunitaria porque debemos afrontar nuestro compromiso de alimentar a cerca de 500 millones de europeos y al mismo tiempo conservar el territorio y crear empleo en el medio rural y en nuestros pueblos, es decir lograr cohesionar demográfica, económica, social y territorialmente Europa. Y en este sentido, tenemos que destacar que desde ASAJA Teruel, Cuenca y Soria hemos decidido coordinar y unir esfuerzos en el objetivo de destacar las particularidades y limitaciones de la agricultura y la ganadería de estas tres provincias. Son las más afectadas en su totalidad por el despoblamiento y poseen una casuística particular que las diferencia y relega en el actual modelo de agricultura globalizada y de la PAC, por lo que es urgente que en toda reforma venidera de la Política Agraria Común se incida en los aspectos que afectan a estas tres provincias y que creemos que pueden ser definitivos en nuestro futuro, para bien o para mal si se atienden o no se atienden.

Aunque parecen cosas de Perogrullo, alguno no se entera de que la PAC ha de ser consecuente con los tiempos que nos toca vivir, con mercados globalizados y extremadamente volátiles, que sea capaz de dar soluciones eficaces de gestión de mercados e imponer transparencia y equidad  en las relaciones comerciales para que los profesionales puedan vivir de su trabajo.

La PAC a partir del año 2020 tiene que proporcionar la estabilidad necesaria a una actividad intrínsecamente variable como es la agricultura, es el sustrato en el que se apoya nuestro sector agroalimentario y el tejido socio económico de nuestro medio rural.

Otro punto que desde ASAJA Soria se nos antoja necesario es el reforzamiento de los instrumentos especialmente destinados a combatir la creciente volatilidad de los mercados. Y otros dos factores clave son la salida del Reino Unido de la Unión Europea y la negociación del nuevo Marco Financiero Plurianual. A ver cómo evolucionan ambos porque, no nos engañemos, sin una financiación adecuada para la PAC, va a ser muy difícil conseguir los objetivos que se pretenden alcanzar.

Hay muchísimo en juego. La PAC no es solamente el mantenimiento de una serie de producciones o la garantía de renta para los agricultores, es la satisfacción de todas las demandas relacionadas con la alimentación que la sociedad europea plantea y a las que la PAC ha dado respuesta desde el inicio.

 

Todo apunta a que se presentará una primera comunicación a finales de este año o a principios de 2018, con muchos asuntos abiertos, como la sostenibilidad productiva, la mejora del posicionamiento del agricultor en la cadena alimentaria, el relevo generacional, el desarrollo rural o el presupuesto tras el “Brexit”. También llegará el momento de las llamadas conferencias sectoriales, entre el Estado y las Comunidades Autónomas, y vamos a permanecer atentos como siempre para oponernos con independencia y sentido común a los que nos perjudique y colaborar en la medida de lo posible con lo que traiga prosperidad para la agroganadería provincial.

 

 

CARMELO GÓMEZ SANZ, PRESIDENTE DE ASAJA SORIA

Compartir