Según fuentes de Agroseguro consultadas por ASAJA, está casi lista la tramitación de las indemnizaciones correspondientes a la superficie dañada esta campaña agrícola en Castilla y León, por lo que se espera que a partir de la próxima semana estas cantidades sean abonadas a los afectados. ASAJA confía en que este trámite se realice con la máxima rapidez posible, dados los problemas de liquidez que vienen arrastrando los agricultores desde la sequía de 2017.

Aproximadamente serán unas 240.000 las hectáreas dañadas (y que contaban con seguro) en la Comunidad Autónoma, principalmente por las intensas tormentas de granizo de mayo y junio. En principio será, salvo cambios de última hora, este mismo jueves cuando Agroseguro ordene el abono de las indemnizaciones a los distintos tomadores de seguros. A partir de ese momento, es decir, a partir de la semana que viene, se irán notificando los abonos a los agricultores afectados.

En total Agroseguro prevé una indemnización total para Castilla y León de unos 25 millones de euros, por lo que la media de kilos perdida que abonará será de unos 600 kilos/hectárea, lo que significa que el daño medio en estas 240.000 hectáreas afectadas ha rondado el 25 por ciento de su rendimiento habitual.

ASAJA, una vez más, recuerda la vital importancia de los seguros agroganaderos, y pide a las administraciones que amplíen el apoyo a estas líneas.

Compartir