Las organizaciones europeas abogan por una PAC con un presupuesto fuerte y único, evitando la cofinanciación y renacionalización. También defienden una simplificación de la burocracia.

La política agrícola común (PAC) es una de las políticas más eficientes, pero necesita ser mejorada para optimizar su funcionamiento. Así lo han defendido el Copa (que agrupa a las organizaciones agrarias europeas, ASAJA entre ellas) y la Cogeca (que agrupa a las cooperativas) ante los ministros de Agricultura de la UE.

El Copa y la Cogeca estiman que la Comunicación de la Comisión Europea sobre el futuro de los alimentos y de la agricultura constituye una buena base de trabajo. Pero son necesarias garantías para asegurar que la simplificación ofrezca resultados a los agricultores, que la PAC siga siendo una política verdaderamente común sin renacionalizaciones y que esté dotada de un sólido presupuesto, ha declarado el Secretario general del Copa y de la Cogeca Pekka Pesonen en una reunión de alto nivel con la Presidencia búlgara.

Ha acogido con satisfacción el plan del Comisario Europeo Oettinger de aumentar el presupuesto de la UE para que represente entre el 1,1 y el 1,2 % de la renta nacional bruta (RNB) de la UE con objeto de financiar la futura PAC y compensar la pérdida presupuestaria que causará la salida del Reino Unido de la UE; y para afrontar los crecientes retos de la migración y la seguridad alimentaria.

Al presentar los puntos clave, ha dicho “El mantenimiento de los dos pilares de la PAC es buena noticia. Los pagos directos deben seguir estando incluidos en el primer pilar de la PAC a los niveles actuales, sin cofinanciación. Habida cuenta de que los ingresos de los agricultores representan el 40 % de las rentas medias, la ayuda disociada reviste una gran importancia económica para apoyar la renta de los agricultores y ayudarles a abordar el riesgo. La ayuda asociada voluntaria también es importante para garantizar la continuidad de la producción en las zonas rurales vulnerables de la UE.”

“Pero estamos preocupados por el nuevo modelo de aplicación en la propuesta de la Comisión. Queremos asegurarnos de que no desemboque en una renacionalización de la PAC, sino que contribuya a la mejora del estado ecológico y, sobre todo, que sea fácil de utilizar”, ha añadido el Sr. Pesonen.

Asimismo ha valorado positivamente el hecho de que la bioeconomía esté incluida en la Comunicación de la Comisión Europea, destacando que los sectores agrícola y forestal de la UE contribuyen a la lucha contra el cambio climático, pero hacen falta nuevas investigaciones, innovaciones, servicios de asesoramiento, transferencias de conocimientos e inversiones para aprovechar plenamente su potencial.

Ha concluido recalcando la importancia de una estrategia europea de proteínas vegetales, los beneficios ambientales de los cultivos proteaginosos y la necesidad de desarrollar mejores variedades por motivos agronómicos. “Los co-productos de los biocarburantes y las proteínas animales transformadas de la UE constituyen valiosas fuentes de nuestro propio abastecimiento de proteínas para piensos”, ha dicho todavía.

 

Compartir