ASAJA de Castilla y León considera que el viticultor es el primer eslabón y el más débil del sector del vino y lamenta que solo pueda acceder a una pequeña parte del paquete de ayudas aprobado por el Ministerio de Agricultura, en concreto a la línea de apoyo a la vendimia en verde. Este hecho, sumado a que en general las ayudas nacionales sean más beneficiosas para los vinos de mesa que para los de calidad, como son los de Castilla y León, limita los apoyos que puede recibir el sector vitivinícola regional en este momento crítico.

ASAJA pide que los fondos europeos para reforzar el sector del vino repercutan también en los viticultoresDe las medidas dirigidas al sector del vino para paliar el freno de la demanda ocasionado por la pandemia, la única que está al alcance de los viticultores no elaboradores es la vendimia en verde, que permite retirar uva para que determinadas parcelas no sean vendimiadas, para no provocar la saturación en un momento de difícil comercialización por el bloqueo del canal Horeca.

ASAJA considera que, según zonas y casuísticas, hay viticultores a los que le puede interesar acogerse a la vendimia en verde, principalmente aquellos viticultores que no tienen garantizada la compra de toda o parte de la cosecha a precios mínimamente razonables. El plazo para solicitar esta ayuda es muy breve, hasta el próximo 23 de junio.

El montante dirigido a esta línea es de 10 millones de euros para toda España, por lo que ASAJA considera fundamental que las compensaciones que se marquen para cada zona “reflejen de verdad la calidad y rendimientos que se están obteniendo, que son fruto del trabajo y profesionalidad de nuestros viticultores”. Además, en caso de que haya alguna limitación en el reparto, ASAJA defiende que se priorice a las explotaciones profesionales que vivan de la agricultura, y en segundo lugar a quienes tengan la mayoría de sus ingresos procedentes del sector vitícola.

También ha pedido la OPA que para cumplir el requisito de superficie mínima marcada por el RD del ministerio (0,3 Ha.) se haga corresponder con la parcela agrícola y no la catastral, para no perjudicar a numerosos viñedos de Castilla y León, precisamente los de más raigambre, conformados por parcelas muy pequeñas.

Finalmente, ASAJA comparte la posición común expresada ayer por el sector en la reunión telemática celebrada con el consejero de Agricultura y Ganadería, Jesús Julio Carnero, de que el Ministerio debería pelear para conseguir más fondos adicionales y un mejor reparto para el sector vitivinícola de calidad, porque es fundamental que, en este momento de crisis, nuestras denominaciones de origen no pierdan posiciones en los mercados y en especial en la exportación, en un contexto internacional muy competitivo.

Compartir