La OPA pide al Ministerio de Agricultura que deje de castigar a esta fórmula jurídica de gestión de explotaciones, por la que optan muchas familias

El Ministerio de Hacienda ha aceptado la petición de ASAJA de mantener en la nueva ley que modifica el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) la posibilidad de que las comunidades de bienes puedan seguir tributando en módulos.

Las comunidades de bienes son fórmulas asociativas a las que están acogidos en Castilla y León cerca del 6 por ciento de los titulares de explotaciones agrícolas y ganaderas. Mayoritariamente son familias (hermanos, padres e hijos) los que han optado por esta vía, que les permite trabajar de forma conjunta y luego realizar individualmente sus declaraciones de la renta.

El borrador del proyecto de ley de reforma del IRPF dejaba fuera esta opción y obligaba a tributar por el sistema de estimación directa. Muchas familias se verían seriamente perjudicadas a la hora de presentar sus declaraciones, ya que la estimación directa obliga a mantener un sistema de contabilidad muy complejo para el que, en muchos casos, no están preparadas.

ASAJA se alegra de que el Ministerio de Hacienda haya escuchado su petición y le gustaría que el Ministerio de Agricultura, empeñado en castigar cada vez más a las comunidades de bienes, tomara buena nota. En los últimos años, el MAPA ha excluido casi por completo a estas sociedades tanto de las ayudas para la modernización de explotaciones, como de las de cese anticipado, así como de la indemnización compensatoria.

La OPA considera que este es un buen momento para que, de nuevo, el MAPA y la Junta de Castilla y León, que en un tiempo se encargaron de promover las comunidades de bienes para conseguir redimensionar las explotaciones, apuesten de nuevo por esta fórmula, que evita que muchas de ellas acaben divididas en pequeñas parcelas.

Compartir