La organización agraria ASAJA de Castilla y León critica que, en el marco de unas relaciones con las organizaciones agrarias que están siendo cordiales y fructíferas, la consejería de Agricultura y Ganadería haya ocultado el convenio que firma hoy con las entidades financieras para poner en marcha los préstamos por la sequía, y que no se haya dado opción a las organizaciones profesionales agrarias de opinar sobre su contenido.

La sequía y su triste factura en el campo.

ASAJA sospecha que este convenio es un mero calco del firmado con motivo de la sequía de 2017, que resultó claramente ventajoso para las entidades, que lo aprovecharon para introducir en las cláusulas de los préstamos condiciones abusivas para los clientes. Esas condiciones abusivas consistían en la obligación de suscribir con la propia entidad productos parafinancieros, como seguros agrarios o seguros de vida, que encarecían el coste del dinero por encima de lo pactado con Agricultura. Por otra parte, en 2017 se exigían además nuevas coberturas sobre las garantías que ya se habían aportado a la empresa pública SAECA, que era quien avalaba las operaciones.

ASAJA de Castilla y León hará corresponsable a la consejería de Agricultura de cualquier abuso que detecte por parte de las entidades financieras, y que se pudiera haber evitado con un condicionado en el convenio, que proteja los intereses de los agricultores y ganaderos. ASAJA espera que los préstamos respondan exclusivamente a las condiciones anunciadas por la consejería, es decir, importes de hasta 40.000 euros, tipos de interés al 1,5% anual sin gastos ni comisiones, y cinco años de amortización con la posibilidad de uno de carencia. En esta ocasión, la operación no está avalada por SAECA y es el solicitante quien tiene que aportar las garantías que exija el banco, por lo que ASAJA espera que las entidades sean proactivas para facilitar las operaciones sin poner en riesgo los intereses de ninguna de las partes.

Por otra parte, ASAJA pide a la Consejería que no demore la contestación de las solicitudes de reconocimiento al derecho del préstamo, que se están tramitando hasta el 4 de noviembre, y que las vaya resolviendo conforme las va recibiendo, con el fin de que los agricultores puedan formalizar las operaciones y disponer de liquidez para afrontar los gastos previstos para estas fechas del año.

Por último, ASAJA de Castilla y León lamenta que el Ministerio de Agricultura “se haya desentendido completamente” de las consecuencias de la sequía de esta campaña para la agricultura y ganadería de Castilla y León, y no haya habilitado ningún tipo de ayuda o apoyo.

Compartir