ASAJA de Castilla y León ha pedido a URCACYL que lidere la respuesta de los ganaderos a la bajada del precio de la leche. Esta caída de precios, injustificada en un momento en el que no existen excedentes, las empresas quieren incrementar sus márgenes comerciales.

La organización agraria ASAJA ve con preocupación el futuro del vacuno de leche en la región, amenazado por una nueva bajada de precios que ya han anunciado de forma unilateral las principales industrias del país. Tras una ligera recuperación de los precios iniciada en los últimos meses del año pasado, de nuevo se anuncian descensos, a pesar de que en estos momentos no hay excedentes de leche en el mercado por el mayor control de las cuotas. “Esto quiere decir –apunta la OPA– que el único objetivo de la bajada de precios es aumentar los márgenes comerciales de las empresas, repercutiendo en el sector primario los efectos negativos derivados de las situación de dominio de las grandes superficies”.

De nuevo los ganaderos de Castilla y León, que han hecho enormes inversiones tanto en instalaciones y ganado como en la compra de derechos de producción, ven caer sus rentas por una bajada de precios decidida de forma unilateral por la industria, en un momento en el que además se están pagando los piensos y forrajes a los precios más altos de la historia.

La organización agraria ASAJA exige a Urcacyl, como representante de las cooperativas que comercializan la mayoría de la leche de vaca de Castilla y León, que lidere un movimiento de protesta en el que todas las organizaciones agrarias, entre ellas ASAJA, apoyen a las cooperativas de comercialización en sus legítimas reivindicaciones. ASAJA entiende que tienen que ser las cooperativas de comercialización las que abanderen un movimiento de protesta contra las industrias y la gran distribución, al tratarse de un problema de precios, y por tanto de su competencia. Hay que recordar que en los más de media docena de actos reivindicativos importantes del sector lácteo llevados a cabo el pasado año, las cooperativas fueron las protagonistas, y contaron con el apoyo de las tres organizaciones agrarias, actos que paradójicamente no apoyó Urcacyl, salvo a última hora y de forma tímida.

En Castilla y León se producen unos 850 millones de litros de leche al año, en unas 4.400 explotaciones. El sector se ha profesionalizado mucho en los últimos años, por lo que, hoy por hoy, la nuestra es una de las regiones españolas más eficientes en la producción láctea.
Compartir