De no aceptarse, el remolachero cobraría 8,71 euros por tonelada, cantidad que ni siquiera cubre el 50 por ciento de los costes de producción

ASAJA ha realizado una propuesta a la Industria Azucarera para que los cultivadores de remolacha cobren el excedente a un precio que, al menos, le compense los costes de producción. El alto rendimiento por hectárea en Castilla y León va a provocar enormes excendentes en esta campaña. Los últimos aforos realizados sobre el cultivo en septiembre indican que se pueden sobrepasar las 500.000 toneladas de remolacha excedentaria.

Tal como se recoge en el Acuerdo Marco Interprofesional, y teniendo en cuenta la baja cotización actual del azúcar en los mercados internacionales, el precio por tonelada de remolacha excedentaria estaría en estos momentos sobre los 8,71 euros. Si tenemos en cuenta que el coste del transporte hasta la azucarera corre a cargo del agricultor, entregar esta remolacha no sólo no produce ingresos, sino que ocasiona gastos al cultivador, ya que costaría más el transporte que el valor de la propia mercancía.

La propuesta planteada por ASAJA a la Industria Azucarera consiste en incrementar la contratación de remolacha individualmente a cada agricultor que lo solicite, entre un 12 y un 14 por ciento sobre sus derechos A+B. El precio de esta remolacha sería de 30 euros por tonelada y el porte iría a cargo de la Industria Azucarera. Una parte del azúcar generado por esta remolacha se destinaría a la exportación, y otra al reporte individual para la campaña siguiente a cargo de cada cultivador que decidiera entregar su remolacha excedentaria bajo esta nueva fórmula.

ASAJA pretende con esta propuesta, en primer lugar, evitar que el excedente de remolacha producido en esta campaña se quede sin recoger o incluso genere pérdidas al productor y, en segundo, dar una alternativa de entrega para evitar que se especule con el excedente por parte de aquellos que, teniendo contrato, no producen la remolacha.

Compartir