ASAJA considera muy positivo el cambio de actitud manifestado por la cadena de distribución comercial LIDL que, tras los últimos contactos mantenidos con esta Organización, se ha mostrado dispuesta a dialogar con los productores y a buscar formulas de consenso para lograr recuperar los precios de la leche para el ganadero. Este nuevo paso, nos hace ser optimistas a la hora de conseguir normalizar la situación de mercado, objetivo por el que se ha creado una mesa de negociación con el conjunto de la distribución y en el que se sigue trabajando.

ASAJA considera muy positivo el cambio de actitud manifestado por la cadena de distribución comercial LIDL que, tras los últimos contactos mantenidos con esta Organización, se ha mostrado dispuesta a dialogar con los productores y a buscar formulas de consenso para lograr recuperar los precios de la leche para el ganadero. Este nuevo paso, nos hace ser optimistas a la hora de conseguir normalizar la situación de mercado, objetivo por el que se ha creado una mesa de negociación con el conjunto de la distribución y en el que se sigue trabajando.

Como todos recordaran, la semana pasada ASAJA anunció su intención de emprender acciones de presión contra la cadena de distribución comercial LIDL por la política de venta de leche a pérdidas que venía practicando y por su negativa a sentarse a dialogar con los productores para clarificar los mecanismos de compra-venta de leche.

Los últimos contactos mantenidos con los responsables de esta cadena de distribución han provocado un cambio de actitud y hemos conseguido sensibilizar y responsabilizar a LIDL con el sector productor y por extensión con el consumidor. Por este motivo, LIDL se suma, a partir de ahora, al resto de cadenas de distribución que integran la mesa de negociación con ASAJA en la que se trabaja para recuperar los precios de la leche al ganadero y aumentar la transparencia en el sector.

Como reconoce Ramón Artime, presidente de la Sectorial Láctea de ASAJA, “el objetivo es conseguir de las distribuidoras que se elimine la práctica de la venta de leche a pérdidas y que todas ellas se comprometan a no usar la leche como producto reclamo para el consumidor”.

En suma, lo que ASAJA pretende es sentar las primeras bases de un plan de viabilidad que permita poner fin al continúo cierre de explotaciones lácteas que padece el sector.

Compartir