El presidente de la CHD se ha comprometido con Donaciano Dujo a dar una salida a las cerca de 511 solicitudes pendientes de riego en el acuífero 17. Sin embargo, la OPA sigue reclamando una solución urgente para los regantes de Payuelos, Páramo Bajo y Carrión.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero, José Carlos Jiménez, se ha comprometido con Donaciano Dujo, presidente de ASAJA de Castilla y León, a dar una salida a las cerca de 511 solicitudes pendientes de riego en el acuífero 17, conocido como el de Los Arenales, que se extiende por las provincias de Valladolid, Segovia, Ávila y Salamanca.<?xml:namespace prefix = o ns = «urn:schemas-microsoft-com:office:office» />

La solución ofrecida por Jiménez sería conceder concesiones por el equivalente a una superficie máxima de algo más de 3.000 hectáreas, lo que permitiría atender a cada solicitud pendiente con un máximo de diez hectáreas de superficie. Una cifra que no cubriría las expectativas de los agricultores pero que, al menos, contribuiría a agilizar la actividad productiva en esta zona, tal como señala ASAJA. Estas nuevas hectáreas quedarían disponibles gracias a dos proyectos, las recargas del acuífero en Santiuste y El Carracillo (Segovia) y la sustitución del riego subtérraneo en unas 1.600 hectáreas por el del pantano de Las Cogotas (Ávila).

Las condiciones generales del acuífero parece que no han variado y que los nuevos informes siguen constatando el déficit de agua, por lo que parece difícil que se amplíen las concesiones. Por ese motivo, ASAJA ha pedido rigor en el reparto y que se dé prioridad en el mismo a los agricultores profesionales, que son los que mantienen la producción y también la vida en estas comarcas.

El caso del acuífero 13, el de Cuéllar, parece más complicado, ya que no ha producido recarga: sólo se han dado trámite a 100 solicitudes que pedían caudales mínimos. En este punto, ASAJA plantea la urgente concesión de las zonas donde no hay déficit hídrico y que para el resto, si no hay recarga posible, se plantee la creación de un programa medioambiental que compense las pérdidas para estas zonas que tienen que renunciar al riego a pesar de haber hecho inversiones importantes.

Por otro lado, y a petición de ASAJA, el responsable de la CHD se ha comprometido a que no se apliquen sanciones cuando se rieguen parcelas distintas de la concesión, siempre que se trate de una superficie no superior a la concedida.

Igualmente, ha asegurado que se agilizarán los trámites para registrarse en el catálogo de aguas privadas, que en estos momentos se demoran durante dos años o más. En el caso de caudales pequeños los requisitos se simplificarán, lo que previsiblemente servirá para desbloquear el atasco en los demás expedientes.

Respecto a las cerca de 400 solicitudes presentadas por ayuntamientos de la región para que la CHD se haga cargo de la limpieza de los cauces para evitar desbordamientos, Jiménez ha asegurado que ya están adjudicadas obras para municipios de emergencia (comarca Benavente-Los Valles). La idea de la Confederación es que, antes de finales de junio, se agote el presupuesto disponible, de cerca de 600 millones de pesetas, cantidad que permitiría atender a la mitad de las peticiones. El presidente de ASAJA ha pedido a Jiménez que intente aumentar el presupuesto para atender todas las solicitudes, a través de la firma de convenios financieros con otras entidades, como Consejería de Medio Ambiente o la de Agricultura.

Conflicto de los regantes

Donde ASAJA no ha apreciado avances destacables es en el conflicto de los regantes del Carrión (Palencia) y del Páramo Bajo y Payuelos (León), puntos para los que la OPA reclama unas tasas acordes con la realidad productiva de los regadíos. En todo caso, Donaciano Dujo ha reclamado que, mientras que los trasvases no sean definitivos, el coste de todas las obras que de ellos se deriven no tengan que ser asumidas por los regantes. ASAJA sigue pidiendo una solución justa y definitiva para los problemas de estos agricultores leoneses y palentinos.

Compartir