ASAJA reclama un aumento de la superficie base regional y nuevos cultivos alternativos para evitar que se repita la penalización en el futuro

ASAJA de Castilla y León exige soluciones para evitar la penalización por sobrepasamiento en el cultivo del maíz, que este año supondrá unas pérdidas para los productores de la región de 19,5 millones de euros, al tomarse por primera vez como referencia la superficie asignada a cada Comunidad, en lugar de la nacional, como ha ocurrido hasta la pasada campaña, en la que la penalización, con 18.482 hectáreas más de superficie sobrepasada, fue de 16,7 millones.

El criterio de aplicación de la penalización del maíz ha tomado siempre como referencia la superficie nacional pero, a partir de este año, se aplica una penalización regionalizada, lo que ha supuesto un enorme perjuicio para los cultivadores de la región, especialmente de las provincias de León, Zamora, Salamanca y Valladolid (Ver cuadro adjunto).

En la presente campaña el sobrepasamiento, una vez compensado con las subsuperficies de otras comunidades autónomas que no han alcanzado su techo, ha sido de un 43 por ciento (se han cultivado 132.164 hectáreas, aunque la superficie base regional es de 92.708). Esto supondrá una penalización del 30 por ciento en las ayudas que percibirán los cultivadores, que perderán aproximadamente 147 euros por hectárea.

Se trata de un duro golpe para buena parte de las provincias de la región, ya que el maíz es un cultivo en auge en los últimos años mueve en Castilla y León cerca de 198 millones de euros, sólo en concepto de valor de la cosecha. A esta cifra habría que sumar las ayudas, que teóricamente deberían de ser de unos 65 millones de euros, pero que a causa de la penalización quedarán recortadas a poco más de 45,5 millones.

Lo peligroso de esta situación es que fácilmente se transformará en crónica para el campo de Castilla y León. Las escasas alternativas de cultivo en regadío en nuestra región hacen prever que los sobrepasamientos se repitan.

Por tanto, ASAJA de Castilla y León exige, entre otras medidas, la revisión urgente del Plan de Regionalización, aprovechando la reforma intermedia de la PAC, para obtener un incremento de los rendimientos por hectárea, que se sitúan muy lejos de la realidad de provincias como Ávila y Burgos. También es necesario un aumento de la superficie de base de maíz (la Comunidad necesita, al menos, 200.000 hectáreas), así como nuevos cultivos alternativos porque, en caso contrario, no podrán desarrollarse las nuevas hectáreas previstas en el Plan Nacional de Regadíos.

(Anexo)

SUPERFICIE 2002 (ha)

Rendimiento (t/ha) Pagos compensatorios al maíz (euros) Pagos con 30% de penalización (euros) Pérdidas
Ávila

1.370

6,7

578.402

404.881

173.521

Burgos

796

5,5

275.837

193.086

82.751

León

62.412

7,7

30.275.869

21.193.108

9.082.761

Palencia

10.614

7,3

4.881.479

3.417.035

1.464.444

Salamanca

15.382

8,4

8.140.221

5.698.154

2.442.066

Segovia

106

7,3

48.815

34.170

14.644

Soria

732

7,8

359.892

251.924

107.968

Valladolid

16.040

8,4

8.488.477

5.941.934

2.546.543

Zamora

24.711

7,5

11.675.929

8.173.151

3.502.779

Castilla y León

132.164 7,8 64.945.390 45.461.773 19.483.617

Compartir