El conjunto del sector remolachero-azucarero compuesto por las Organizaciones Profesionales Agrarias ASAJA, CNCRCA, COAG y UPA, ha mantenido una reunión para analizar los efectos del borrador de Comunicación de la Comisión Europea sobre la reforma del régimen del azúcar y fijar las actuaciones conjuntas para evitar su aprobación definitiva.

El conjunto del sector remolachero-azucarero compuesto por las Organizaciones Profesionales Agrarias ASAJA, CNCRCA, COAG y UPA, ha mantenido una reunión para analizar los efectos del borrador de Comunicación de la Comisión Europea sobre la reforma del régimen del azúcar y fijar las actuaciones conjuntas para evitar su aprobación definitiva.

Teniendo en cuenta la estructura del sector español no nos queda ninguna duda que la propuesta supone un duro varapalo para la economía de más de 20.000 agricultores. así como el entramado social que representa el cultivo y la industria en amplias zonas rurales de nuestro país.

Tras analizar en profundidad el documento, el conjunto del sector considera indispensable que el nuevo régimen del azúcar contenga una serie de aspectos que desafortunadamente no se observan en el mismo, como son:

– Mantenimiento de cuotas de producción nacionales ajustadas al consumo de cada Estado Miembro, así como de los actuales precios.

– Establecimiento de contingentes a las importaciones preferenciales de los PMA y de los Balcanes.

– Mantenimiento de los aranceles en el nivel actual, como desarrollo de la Ronda de Doha de la OMC

Igualmente consideramos que en la actualidad el sector se encuentra bajo una serie de incertidumbres que afectarán seriamente al mismo. tales como las negociaciones de la Ronda de Doha de la OMC, la resolución del contencioso presentado por Brasil. Tailandia y Australia. contra la reglamentación comunitaria del azúcar, etc.

Por este motivo queremos dejar claro nuestro profundo rechazo al borrador de Comunicación por suponer un ataque frontal al cultivo de la remolacha en un gran número de países productores entre los que sin duda se encuentra España, exigiendo que el documento sea rechazado por parte del Colegio de Comisarios.

Compartir