La polémica no ha cesado desde que la Comisión Europea presentara el documento “De la granja a la mesa” y la estrategia sobre la Biodiversidad. Esta vez es el presidente del Grupo de Trabajo Cereales del Copa-Cogeca, Jean François Isambert, quien se cuestiona el contenido y oportunidad de estas propuestas.

“Algunos quieren que este Pacto Verde favorezca la recuperación económica y el progreso, y que consolide el papel de Europa en esta época de cambio en la que se definirá «el mundo del mañana». Pero en una época en la que todo el planeta sufre una crisis sanitaria sin precedentes, no basta con declarar que hay que reactivar las políticas económicas, sanitarias, sociales y territoriales; hay que hacer de la soberanía alimentaria europea y solidaria una auténtica prioridad, es decir: hay que traducirlo en hechos para que todos los ciudadanos europeos dispongan de alimentos seguros, asequibles y de gran calidad.

Paralelamente, la Comisión Europea presenta ante el Parlamento Europeo sus propuestas revisadas para el presupuesto plurianual para el periodo 2021-2027, acompañadas por un plan para la recuperación económica, y anuncia, entre otros puntos, que reforzarán el desarrollo rural de la PAC con 15000 millones de euros más durante 7 años.

Si bien aplaudimos con agrado tal esfuerzo presupuestario en tiempos de crisis, resulta más que evidente que la nueva propuesta de presupuesto ordinario de la PAC se asemeja a la propuesta que la Comisión formuló hace dos años. Teniendo en cuenta la inflación, esta propuesta más la extensión de 15 000 millones, representa para el periodo 2021-2027 una disminución del presupuesto agrícola del 9 % respecto del marco financiero plurianual.

Este presupuesto es un embaucamiento con más restricciones y menos medios, enmarcado en una política de desaceleración del crecimiento”.

 

 

Compartir