El Secretario de Agricultura de EE.UU, Sonny Perdue, afirma que Europa ha perdido la “granja” en su estrategia “De la Granja a la Mesa”, sacrificando la productividad.   Pero la única manera de alimentar al mundo al mismo tiempo que se reduce el impacto de la agricultura en el medio ambiente es “produciendo más con menos insumos totales. La buena noticia es que sabemos que se puede hacer, apostando por la tecnología y la innovación”.

“Estados Unidos y Europa comparten una gran historia, una historia que se remonta a siglos atrás y continuará durante siglos. Esta historia compartida ha visto el advenimiento de nuevas tecnologías que han transformado la vida y mejorado la condición humana.

A medida que la población mundial sigue creciendo, todos nos enfrentamos al desafío común de cómo producir suficientes alimentos mientras se mantiene la salud del medio ambiente. Si bien en los Estados Unidos compartimos el compromiso de la UE con la sostenibilidad, no estamos de acuerdo sobre la mejor manera de lograrlo. Estoy convencido de que apostar por la innovación y la tecnología en la agricultura es la única manera de alimentar de manera sostenible al mundo durante los siglos venideros.

Los agricultores y productores de todo el mundo se enfrentan a los mismos dos desafíos generales: en primer lugar, producir suficientes alimentos y productos agrícolas para satisfacer las necesidades de las poblaciones en crecimiento, así como del aumento del nivel de vida; en segundo lugar, contar con sistemas de producción sostenibles.

Para 2050, se estima que la población mundial llegará a 10 mil millones de personas. Son muchas bocas hambrientas de alimentar. La alimentación saludable de esa población aumenta literalmente presenta un desafío de vida o muerte. Dado que estamos trabajando desde una base de recursos fijos, para tener éxito debemos adoptar los avances tecnológicos y las innovaciones de la agricultura moderna, que aumentan la productividad.

Como cuestión práctica, las agriculturas deben ser rentables y los alimentos deben ser asequibles, incluso cuando reducimos la huella medioambiental de la agricultura. Para garantizarlo, hay que hallar un equilibrio entre las dimensiones ambientales, sociales y económicas. Las innovaciones tecnológicas que amplían la productividad son la única manera de satisfacer estas tres dimensiones. La sostenibilidad ambiental es fundamental para mantener la salud de nuestro suelo, agua y aire, mientras atendemos la demanda de alimentos. La única manera de alimentar al mundo al mismo tiempo que minimizamos el impacto de la agricultura en el medio ambiente es produciendo más con menos insumos totales. La buena noticia es que sabemos que se puede hacer. En los últimos 90 años, la producción de productos básicos ha aumentado en un 400 por ciento, mientras que la superficie de producción ha disminuido en un nueve por ciento.

Un enfoque que sacrifica innecesariamente la productividad para cumplir los objetivos ambientales no cumplirá con la responsabilidad de alimentar al planeta y, probablemente, comprometa el dinamismo económico del sector agrícola.

La sostenibilidad social debe ser una prioridad. Al aumentar la productividad y la eficiencia, contribuimos a la seguridad alimentaria, mejorando la accesibilidad y la asequibilidad de los alimentos. En 1950, el 72 por ciento de la población mundial vivía por debajo del umbral de pobreza. Hoy, menos de cien años después, menos del 10 por ciento de la población mundial vive por debajo del umbral de pobreza. Esta enorme transformación se ha producido en gran parte debido al aumento de la productividad agrícola. Gracias a las políticas que impulsaron la inversión en nuevas tecnologías, somos capaces de producir más alimentos y comercializarlos a nivel mundial, lo que beneficia directamente a los consumidores de todo el mundo. La mejora de la sostenibilidad ambiental y económica no cuenta en nada si los consumidores no pueden permitirse poner sobre la mesa alimentos seguros y de alta calidad. Es por ello por lo que la sostenibilidad económica es igualmente importante.

La agricultura debe ser rentable para seguir atrayendo a los jóvenes agricultores a la profesión. El aumento de la productividad es una de las únicas maneras de garantizar medios de vida decentes para los agricultores y los trabajadores agrícolas. Sabemos que los agricultores seguirán afrontando insumos y costes en el futuro. Eso significa que necesitarán un sistema seguro de aumentar los ingresos para mantenerse en el negocio.

Lo cierto es que los agricultores de todo el mundo quieren obtener sus ingresos en el mercado. Me reuní con agricultores europeos a las afueras de Bruselas a principios de este año. Muchos de ellos compartían preocupaciones de que la agricultura se está convirtiendo en una profesión protegida debido a las políticas del gobierno. Además, los agricultores más exitosos suelen ser los mejores administradores ambientales. En los Estados Unidos hemos visto que la rentabilidad y las protecciones ambientales no tienen que ser mutuamente excluyentes. Los agricultores estadounidenses están logrando un aumento espectacular de la productividad con menos recursos aprovechando la innovación y la tecnología. Al producir más con menos, tenemos la oportunidad de abordar las tres dimensiones del desafío de la sostenibilidad.

Estrategia de granja a la mesa

La UE está adoptando un enfoque diferente, basado más en la «ciencia política» que la ciencia agrícola demostrada. Este enfoque socavará la innovación y atará las manos de los agricultores europeos. Si bien elogiamos el compromiso de la UE con la sostenibilidad, la Estrategia de la Granja a la Mesa, tal como se propone, es una receta para la producción agrícola de alto coste y baja producción. Esto no sólo socava la sostenibilidad, sino que amenaza con hacer menos competitivos a los agricultores. La UE no puede quitar las herramientas a los agricultores europeos y esperar que puedan competir en la economía mundial. Poner barreras entre los productores y los consumidores del mundo, desalentar la innovación necesaria para aumentar la producción, y socavar el crecimiento económico es justo la forma equivocada de hacer frente al desafío alimentario mundial.

Con la estrategia “De la granja a la mesa”, parece que Europa se ha olvidado de la «granja». Los agricultores deben ser capaces de utilizar la tecnología y la innovación en lugar de verse obstaculizados por políticas gubernamentales que restrinjan el crecimiento y socavan la innovación. Me temo que la actitud de la UE está permitiendo una percepción pública inexacta de la situación, en lugar de favorecer una política sólida de impulso científico, en detrimento de sus propios agricultores y de los consumidores del mundo.

Esperamos seguir construyendo sobre nuestra historia compartida trabajando juntos para alimentar a un mundo en crecimiento. Como líderes mundiales, debemos avanzar con políticas para proteger el medio ambiente y mejorar la seguridad alimentaria, y nuestra estrategia tiene que ser transparente, basada en datos y fundamentada en la ciencia. Los Estados Unidos y la UE han sido socios desde hace mucho tiempo, pero debemos ponernos de acuerdo en la ciencia sólida y no en la ciencia política si queremos tener éxito en este objetivo compartido.”

WASHINGTON, 5 octubre 2020

Fuente: Traducción del artículo de Sonny Pardue en EU Observer

Compartir