La organización agraria expuso a Cristina Danés y su equipo las reivindicaciones del sector en materia hidráulica

La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero, Cristina Danés, acompañada del comisario de Aguas, el director técnico y el jefe de la Oficina de Planificación, ha mantenido el primer encuentro institucional con ASAJA, la organización mayoritaria del campo de Castilla y León.  La delegación de ASAJA, encabezada por su presidente regional Donaciano Dujo, contó con la presencia de representantes de las diferentes provincias. El encuentro, celebrado ayer por la tarde en Valladolid, sirvió para que la organización agraria expusiese a los máximos responsables del organismo de cuenca las reivindicaciones en materia hidráulica.

ASAJA defendió la importancia de disponer de recursos suficientes para la modernización de todos los regadíos y acometer los proyectos de los nuevos que ya están proyectados en Castilla y León y que vienen sufriendo sucesivas demoras. Además, la organización agraria defiende la política de nuevas regulaciones de los ríos allí donde se demande más capacidad de almacenamiento de agua y se demuestre viabilidad económica, medioambiental y social.

ASAJA puso de nuevo encima de la mesa la necesidad de limpieza de ríos y arroyos pertenecientes al dominio público hidráulico de la Confederación, e incluso que se agilicen los permisos en los casos en los que estas labores de limpieza se acometen por parte de los propietarios de las fincas.

ASAJA se interesó por la situación de los distintos expedientes de constitución de comunidades de usuarios de aguas subterráneas, y criticó que este trámite resulte tan prolongado en el tiempo, engorroso y con final incierto, lo que desanima a su creación. Independientemente de que se formen o no comunidades de usuarios, ASAJA volvió a reivindicar la posibilidad de destinar los caudales autorizados para una determinada finca, para regar temporalmente otras próximas, permitiendo así una rotación de cultivos dentro de cada una de las explotaciones.

ASAJA pidió una modificación legislativa para regularizar la situación de pozos anteriores a 1986 que se encuentran actualmente “alegales”, y se interesó por el estado de los expedientes sancionadores que abrió la Confederación en el año 2017, con motivo de las restricciones de agua por la sequía, en varias zonas regables de distintas provincias.

Los responsables de la Confederación Hidrográfica del Duero y de ASAJA se comprometieron a mantener un diálogo constructivo y fluido para resolver las cuestiones ordinarias y para la participación en la revisión del Plan Hidrológico de Duero que ahora se inicia.

Compartir