«vista de la evolución de la maquinaria agrícola en 2018 y 2019, y a pesar del importante esfuerzo realizado por los agricultores y ganaderos de Castilla y León para la adaptación de los equipos a la aplicación localizada de purines, se considera necesario un año más para que el sector esté en condiciones de cumplir la nueva normativa», así lo recoge la RESOLUCIÓN de 28 de enero de 2020, de la Dirección General de Política Agraria
Comunitaria, por la que se establece la clasificación de los criterios de evaluación de
gravedad, alcance y persistencia, y el cálculo de las reducciones a los efectos de aplicar la
condicionalidad de las ayudas de la Política Agrícola Común en el año 2020.

Por este motivo, se permite aplicar purines sobre superficies agrarias mediante platos o abanicos, en ningún caso mediante cañones, durante el 2020.

Aquí la resolución de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León:

http://bocyl.jcyl.es/boletines/2020/02/05/pdf/BOCYL-D-05022020-7.pdf

 

 

Compartir