El sistema de etiquetado es voluntario para las empresas hasta que la normativa europea lo imponga

El sistema Nutriscore de etiquetado se implantará en el primer cuatrimestre de 2021, según anunció el ministro de Consumo, Alberto Garzón; quien, también, explicó el refuerzo del Código PAOS y el lanzamiento de varias campañas dirigidas a los consumidores.

España se sumará a Francia, que ya tiene implementado este sistema de etiquetado frontal, también en el sector cárnico; y a Bélgica y Alemania, que han anunciado a la Comisión Europea su deseo de ponerlo en marcha.

Garzón explicó que este sistema de etiquetado frontal es voluntario para las empresas que decidan establecerlo, a falta de que la normativa europea decida sobre su obligatoriedad. La decisión de implementarlo en España supondrá que el país forme parte del grupo, junto a Francia y Alemania, que lidera una posición en Europa favorable a establecer un sistema vinculante y accesible para todas las personas.

Este etiquetado cuenta con más apoyo por parte de científicos y especialistas en nutrición, de asociaciones de consumidores y, además, es más intuitivo para el consumidor. Asimismo, buena parte del sector de la alimentación ya ha anunciado su intención de adherirse.

El Nutriscore es una herramienta que se ha diseñado con el objetivo de traducir y simplificar el jeroglífico que suponen muchos etiquetados de los alimentos. Se le atribuye coloquialmente el nombre de «semáforo» porque este sistema clasifica los alimentos en cinco colores que evolucionan progresivamente desde el verde (más saludable) hasta el rojo (menos saludable). El símbolo del Nutriscore se colocará de forma frontal en los envases y, de este modo, el consumidor podría conocer de un vistazo si un producto es más saludable o no.

Garzón recordó que, si bien ninguno de los sistemas de etiquetado existentes es perfecto, de momento, Nutriscore es el que mayor consenso genera. La implantación de Nutriscore irá acompañada de campañas de información y formación a los consumidores. Además, servirá como criterio a la hora de desarrollar políticas de publicidad y fiscalidad, articulando así una estrategia integral de mejorar de la calidad nutricional de los alimentos.

En esta línea, el ministro aboga por introducir campañas de concienciación, educación en hábitos saludables y medidas contra la obesidad. Destacan dos campañas ya previstas por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) para este 2020: prevención de la obesidad infantil y reducción del consumo de azúcar.

Código PAOS

El ministro de Consumo también ha anunciado que se va a reforzar en profundidad el Código PAOS que es un sistema de autocontrol por parte de las empresas para regular la publicidad de alimentos destinada inicialmente a menores de 12 años. «Lla publicidad en alimentación infantil apenas tiene control».

La protección infantil pasará de menores de 12 años hasta los 15 y prohibir la publicidad de alimentos que Nutriscore señale con código rojo. También se reforzará la prohibición de participación de personas famosas y personajes animados en estos espacios comerciales, tanto en televisión como en las salas cinematográficas.

Compartir