Como cada campaña, el equipo de investigadores del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL), dependiente de la Consejería, ha dado a conocer los resultados de la evaluación de variedades de cereal de invierno en Castilla y León.

Además, este año incorpora como novedad un análisis de las variedades más utilizadas por los agricultores.

A continuación, ofrecemos un resumen de estos resultados, que pueden consultarse completos en el ITACyL.

Variedades más sembradas

En la campaña 2017-2018 se efectuaron ensayos de las variedades que más comunes en la comunidad autónoma. En concreto, el ITACyL presenta resultados de 14 variedades de Trigo Blando de Otoño y otras 14 variedades de Cebada de Ciclo Largo, que son las de mayor superficie sembrada en Castilla y León. Las localidades donde se realizaron los ensayos fueron Fresnillo de las Dueñas y Zael, ambas de la provincia de Burgos.

En trigo, la media de los ensayos fue de 4.853 kg/ha en Fresnillo de las Dueñas y de 6.580 kg/ha en Zael, destacando las variedades García, Camargo y Craklin en Fresnillo de las Dueñas y las variedades Botticelli, Nemo y Rebelde en Zael. Las fichas de campo y la analítica de suelos explican un poco los rendimientos obtenidos.

En cebada la media de los ensayos fue de 5.747 kg/ha en Fresnillo y de 6.836 kg/ha en Zael, destacar el mayor rendimiento de la cebada respecto a los trigos, la posible explicación es la mejor sanidad vegetal de las cebadas, que se vieron menos afectadas por los hongos, no apreciándose apenas ataques de enfermedades, mientras que en los trigos sí se apreciaron en algunas variedades, ataques de roya amarilla y fusarium.

En cebada destacaron las variedades Meseta, Cometa e Hispanic, en Fresnillo de las Dueñas y las variedades Garbo, Signora e Ibaiona, en Zael, donde no existieron diferencias estadísticamente significativas entre variedades, lo que sí ocurrió en el resto de los ensayos.

Rendimiento de variedades de Trigo Blando de Otoño Fresnillo de las Dueñas

Variedad Producción

(kg/ha 13 % humedad)

GARCÍA 5664
CAMARGO 5208
CRAKLIN 5140
RIMBAUD 5061
CHAMBO 5051
NEMO 4958
ALTEO 4946
MARCOPOLO 4815
ADAGIO 4751
NOGAL 4747
CHANGER 4568
BOTTICELLI 4403
INGENIO 4352
REBELDE 4282

 

Rendimiento de variedades de Cebada de Ciclo Largo Fresnillo de las Dueñas

Variedad Producción

(kg/ha 13 % humedad)

MESETA 6751
COMETA 6480
HISPANIC 6117
PEWTER 6099
GARBO 5836
GRAPHIC 5820
KALEA 5810
CARAT 5665
IBAIONA 5567
ZOO 5537
SIGNORA 5503
VOLLEY 5269
LAVANDA 5140
YURIKO 4867
Media del ensayo 5747 kg/ha
Coeficiente de variación 13,31

 

Rendimiento de variedades de Trigo Blando de Otoño Zael

Variedad Producción

(kg/ha 13 % humedad)

BOTTICELLI 7719
NEMO 7202
REBELDE 7070
ALTEO 6981
RIMBAUD 6941
CHANGER 6911
ADAGIO 6675
CRAKLIN 6259
CHAMBO 6258
NOGAL 6202
MARCOPOLO 6187
INGENIO 6137
GARCIA 5968
CAMARGO 5618
Media del ensayo: 6580 kg/ha
Coeficiente de variación:  11,9

 

Rendimiento de variedades de Cebada de Ciclo Largo Zael

Variedad Producción

(kg/ha 13 % humedad)

GARBO 7280
SIGNORA 7261
IBAIONA 7147
KALEA 7045
PEWTER 7040
ZOO 6923
HISPANIC 6921
MESETA 6914
CARAT 6701
GRAPHIC 6624
VOLLEY 6568
LAVANDA 6564
COMETA 6406
YURIKO 6310
Media del ensayo 6836 kg/ha
Coeficiente de variación 11,30

 

Nuevas variedades

En cuanto a las nuevas variedades, en esta campaña 2017-2018 el ITACyL ha realizado ensayos de cebada de ciclo largo, cebada de ciclo corto, trigo blando de otoño, trigo blando de primavera, trigo duro, avena, centeno híbrido y triticale.

Los campos de ensayo de variedades se distribuyeron en las localidades de San Bernardo, Valladolid (21 variedades de trigo blando y 12 de cebada de ciclo largo); San Pelayo, Valladolid (14 variedades de trigo duro); San Cristóbal de la Cuesta, Salamanca (21 de trigo blando de otoño y 12 de cebada de ciclo largo); Zael, Burgos (12 de cebada de ciclo largo y 10 de centeno híbrido); Cordovilla la Real, Palencia (5 de trigo blando primavera); Esteras de Lubia, Soria (10 de cebada de ciclo corto), y Villanueva del Rebollar, Palencia (7 de tricale y 4 de avena).

Trigos de calidad

Ante la creciente demanda de trigos de calidad y la necesidad de tener información sobre los parámetros que la definen, se han realizado unos análisis en los trigos blandos de otoño en la localidad de San Cristóbal de la Cuesta Salamanca) y de trigo duro en San Pelayo (Valladolid). Se observa un buen peso específico, en casi todas las variedades, que superan los 76 kg/hl, la proteína en algunos casos es superior a 13, si bien en esta campaña, al aumentar los rendimientos, la proteína ha sido inferior a la campaña pasada. La fuerza panadera en ningún caso supera el W 300, por lo que todos los trigos son de poca fuerza panadera.

En trigos duros, al igual que en los blandos la proteína, fue inferior a la campaña pasada, lo mismo ocurre con la vitrosidad que presenta valores inferiores a la campaña pasada, sin embargo casi todas las variedades presentan una buena calidad.

Compartir