ASAJA recuerda a los agricultores la importancia de tomar precauciones frente a las instalaciones eléctricas, especialmente durante el riego

En julio se generalizó la campaña de riego en los cultivos de primavera, una campaña que no debería de entrañar dificultades debido a la abundancia de precipitaciones y de reservas de agua. Sin embargo, los sistemas de riego actuales, ya sea por aspersión de cobertura enterrada, pivot o goteo, impulsados en muchos casos por motores eléctricos, implican riesgos.

Cada año se registra un número considerable de accidentes por contacto eléctrico. En los últimos años, 2016 y 2017, según los datos del Centro de Seguridad y Salud Laboral de Castilla y León, han sido cerca de 70 los agricultores afectados, y uno de ellos falleció. Aún así, las estadísticas no reflejan el número real, puesto que no todos los trabajadores tienen las contingencias cubiertas o porque los accidentes se producen en personas que ni siquiera están de alta (jubilados, familiares, etc.).

A continuación recogemos un díptico, realizado por Iberdrola, que resumen las precauciones a tener en cuenta. Porque la salud y la vida es lo más importante. Y ante cualquier emergencia, llamar al TELÉFONO 112.

Folleto riesgos

Compartir