Andoni Ruiz, agricultor de Burgos

77

Poca gente asociará Burgos, una de las provincias donde cada año se registran las temperaturas más bajas de España, con la producción de unos excelentes tomates. Pero es algo que ha conseguido Andoni, que pronto recogerá los frutos de su segunda cosecha, en un pequeño pueblo, Huérmeces.

C.R./ Redacción

Poca gente asociará Burgos, una de las provincias donde cada año se registran las temperaturas más bajas de España, con la producción de unos excelentes tomates. Pero es algo que ha conseguido Andoni, que pronto recogerá los frutos de su segunda cosecha, en un pequeño pueblo, Huérmeces. Andoni se inició en la agricultura con un curso de incorporación en ASAJA-Burgos, al principio con una explotación centrada en el secano. Con el tiempo, empezó a sopesar las posibilidades de poner en marcha un invernadero, y con el apoyo de un amigo, experto en este tipo de cultivos, fue formándose y diseñando su explotación actual, con 1.500 metros cuadrados de tomate.

En ese espacio se intentan controlar al máximo las condiciones de producción de las tomateras, cultivadas con la técnica de la hidroponía, es decir, sin suelo, en unos soportes con agua, y se mide al milímetro la temperatura, para compensar el frío y el calor exterior. Un programa informático y de alertas avisa a Andoni de cualquier cambio que pudiera hacer naufragar la producción. Es pues un sistema complejo, “que exige presencia continua y cercana a los invernaderos. Yo vivo a pocos metros, y estoy seguro de que si no fuera así ya se habría caído el cultivo”, comenta

Las inversiones realizadas son importantes, pero Andoni prefiere no marcarse una meta sobre el momento en que llegará a amortizarlas. Va paso a paso, y en este momento su preocupación es conseguir que la cosecha de este año sea tan buena como la pasada “porque aunque controlas muchas variables, hay otras que no, como las horas de sol”. Mayoristas, particulares y restaurantes son sus clientes, apostando por un mercado local “que al acortar distancias te permite tener un tomate de piel fina y recién cosechado, mucho más sabroso”, apunta. 

ADJUNTOS

Compartir