Eduardo Casado

32

En casa siempre hubo agricultura, así que no era difícil que Eduardo se incorporara al sector. El principal inconveniente, que comparte con el resto de los profesionales, es la difícil tarea de buscar la rentabilidad.

C.R./ Redacción

En casa siempre hubo agricultura, así que no era difícil que Eduardo se incorporara al sector. El principal inconveniente, que comparte con el resto de los profesionales, es la difícil tarea de buscar la rentabilidad. La ventaja principal en su caso es que el campo le gusta mucho, “y aunque ahora no tengo también me gusta la ganadería, a pesar de ser más esclava y llevar más tiempo”, comenta.

Hoy por hoy cuenta con 40 hectáreas de secano cerealista, diez de regadío (con remolacha, maíz y alfalfa) y otras diez de viñedo en espaldera. Nava de la Asunción, su pueblo, está en el término de la DO Rueda, y hace unos años se animó a introducirse en el mundo de la vid. “El viñedo te obliga a echar horas, pero también es muy agradecido, continuamente estás aprendiendo y avanzando”, explica. El problema del precio trata de sortearlo ofreciendo una uva de calidad y pactando un precio con bodegas concretas “porque si no te arriesgas a no encontrar comprador”. Le preocupa también la entrada de nuevas hectáreas en producción, y que se logre un equilibrio entre la uva ofertada y demandada por las bodegas.

Eduardo, que llegó a ASAJA de la mano de su padre, que también fue socio, es además un joven de su tiempo que dedica buena parte de su tiempo libre (que es poco, el que le deja el trabajo y el cuidado de su hijo pequeño y de otro que está a punto de venir) a Internet. “Poder hacer pagos o gestiones desde casa me resuelve una buena papeleta”, comenta.

También le gusta entrar en páginas con contenidos agrarios, especialmente de maquinaria, para tomar nota de las novedades que surgen en el mercado. “Cuando eres un chaval tienes prisa por ponerte a trabajar, pero con el tiempo te das cuenta de la importancia de la formación, de que para tener la mente abierta y despejada necesitas saber todo lo posible”, afirma.

ADJUNTOS

Compartir