Visite, pruebe y compare

34

Las ferias agrícolas están unidas a la historia de los avances y mecanización del campo español

C.R./ Teresa S. Nieto

Nacida en 2009, con carácter bianual, Agraria cumple este año su quinta edición. Es por tanto una feria joven, pero a la vez heredera de la larga historia común entre el mundo agrícola y la feria de muestras vallisoletana. El nacimiento de la antigua Feria de Muestras está muy ligado a la maquinaria agrícola. De hecho, el certamen nace en 1965, un año después que la FIMA zaragozana. Hasta entonces, la referencia para toda España era la Feria del Campo de Madrid, pero la capital quedaba demasiado lejos para la mayor parte de los agricultores del país. El sector estaba ávido por adquirir conocimientos y conocer nuevos métodos de trabajo: tras años de aislamiento, se abierto el ‘cupo’ de importación y poco a poco firmas españolas habían comenzado a fabricar sus propios tractores. El experto Luis Márquez apunta unas cifras esclarecedoras del avance de la maquinaria en el país: en 1945 solo había 59 tractores censados; en 1949, 7.000, y en 1963, 100.000. Con todo, entre mediados de los sesenta y mediados de los setenta es cuando se multiplica el parque de tractores español, acabando el atraso que nuestro país tenía respecto a otros competidores europeos.

Eclosión de maquinaria, y también eclosión de ferias para mostrarla. Los avances fueron continuos. Pasar del arado al motocultor, después al tractor de pocos caballos, un poco más tarde a los tractores de doble tracción… A principios de los setenta se empiezan a incorporar sistemas de seguridad, años después se introdujo la variable del ahorro energético, se crearon equipos de aplicación de fitosanitarios… y así hasta los sistemas de guiado y las nuevas tecnologías actuales.

A la derecha de estas líneas incluimos una fotografía de 1967, de la tercera feria de Muestras de Valladolid. Recoge una presentación, promovida por Extensión Agraria, del sistema de ensilado por compresión al vacío bajo láminas de plástico. Entre varios hombres cubren el forraje con una lámina de plástico, mientras el público, autoridades provinciales y agricultores, presencian con interés la tarea. No extrañen las corbatas, por entonces eran prenda frecuente cuando el agricultor participaba en algún acto público, y no faltaban hombres trajeados en las primeras manifestaciones del sector.

Igual que el sistema de ‘ensilado perfecto’, como se llamaban entonces, muchas innovaciones han llegado al sector a través de las ferias. Hoy hay muchos más cauces de información, ampliados desde que existe internet. Pero esa proximidad, esa posibilidad de probar, tocar y comparar distintas máquinas… en eso gana por puntos la feria.

ADJUNTOS

Compartir